25 obras imprescindibles que ver en el Louvre.

que ver en el Louvre

Hacer una visita al Louvre, es uno de los imprescindibles que ver y hacer en París. Se trata de una de las visitas más enriquecedoras y más especiales en un viaje por la capital francesa. El museo cuenta con más de 35.000 obras expuestas en colecciones permanentes ubicadas en 60.000m2, por lo que podríamos estar días recorriendo sus pasillos y admirando cada una de ellas.

En este post te contamos cuales son las 25 obras imprescindibles que ver en el Louvre. Esperamos que esta guía te sea muy útil para organizar tu visita por el museo y exprimir tu tiempo al máximo. Así que, anota y ¡a disfrutar de este asombroso lugar lleno de arte!

 

25 OBRAS IMPRESCINDIBLES QUE VER EN EL LOUVRE.

 

El Museo del Louvre es el museo más importante de Francia y uno de los más visitados del mundo. Actualmente recibe más de ocho millones de visitantes cada año.

El majestuoso Museo se encuentra alojado en el Palacio del Louvre, una fortaleza del siglo XII que fue ampliada y reformada en diversas ocasiones. Antes de que se convirtiera en museo, algunos monarcas utilizaron el palacio como residencia real en la que acumulaban sus colecciones artísticas. Tras el traslado de la residencia real al Palacio de Versalles, el edificio comenzaría su proceso de transformación en uno de los museos más importantes del mundo.

Este impresionante complejo fue inaugurado a finales del siglo XVIII, y fue formado a partir de las colecciones de la monarquía francesa y las expoliaciones realizadas durante el imperio Napoleónico. El Louvre abrió sus puertas en 1793 mostrando un nuevo modelo de museo, que pasaba de las manos de las clases dirigentes al disfrute del público general. Sin embargo, no fue hasta 1989 cuando se construyó la famosa pirámide de cristal que da acceso al museorompiendo con la monotonía del resto del palacio.

Louvre

🚶Cómo visitar el Louvre.

Muchos turistas acaban visitando este museo por su renombre, y no porque tengan un especial interés por el mundo del arte. Si es así, cuidado. Hay 3 handicaps en una visita al museo; las dimensiones, el calor y las aglomeraciones. Puede que estos tres factores acaben agotándonos antes de lo debido. Por ello, si este es vuestro caso, os aconsejamos que echéis un vistazo a las obras imprescindibles que encontraréis en este post. Es mejor que os ciñáis a lo estrictamente necesario, que sufrir en la visita. Menos es más.

Sin embargo, si os interesa el arte y queréis conocer realmente a fondo las obras del Louvre, el museo pone a disposición del visitante unas audioguías con comentarios sobre cada reliquia y tesoro que encontraremos en esta galería. Podéis descargarla tanto en el móvil como en la Nintendo 3DS. También existe la opción de hacer visitas guiadas en inglés a través de la entidad del museo.

Justo tras pasar el control de entradas, hay unos stands con unos planos gratuitos. En dichos planos vienen señalizadas las obras más icónicas del museo. Podéis haceros vuestra ruta a partir de estas sugerencias.

que ver en el Louvre

 

25 Obras que ver en el Louvre.

1. La Gioconda de Leonardo da Vinci.

2. La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix.

3. La balsa de la medusa de Théodore Géricault.

4. La coronación de Napoleón de Jacques-Louis David.

5. El Sarcófago de Cerveteri

6. Las Bodas de Caná de Veronés.

7. La gran Odalisca de Ingres.

8. La Venus de Milo de la Antigua Grecia.

9. El escriba sentado del Antiguo Egipto.

10. La Victoria Alada de Samotracia del periodo Helenístico de la Antigua Grecia.

11. Amor y Psique de Canova.

12. Autorretrato de Durero.

13. La muerte de Sardánapalo de Delacroix.

14. Los caballos de Marly de Guillaume Coustou.

15. Código de Hammurabi. 

16. El tramposo de George de la Tour.

17. El Rapto de las sabinas de Jaques-Louis David.

18. Tumba de Philipe Pot. 

19. Juramento de los Horacios de Jacques-Louis David

20. Baños Turcos de Ingres.

21. La Muerte de la Virgen de Caravaggio.

22. La encajera de Veermer.

23. Toros Alados de Khorsabad.

24. El patizambo de José de Ribera.

25. La Belle Ferronière de Leonardo Da Vinci.

Nea Badson

1. La Gioconda de Leonardo da Vinci.

La lista no podría estar completa si no mencionamos a la famosa Mona Lisa. Este cuadro es sin duda un emblema del museo no sólo por la maestría que le imprimió el legendario Da Vinci, sino por las leyendas que rodean este lienzo; la sonrisa, el misterio de la identidad de la mujer retratada y las cuantiosas teorías de la conspiración que hay detrás del cuadro han hecho que millones de personas viajan de todos los rincones del mundo para ver esta pieza.                                                                                            

Visita al Louvre. Qué ver en 2 horas

2. La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix.

La Libertad Guiando al Pueblo de Delacroix es otra de las obras imprescindibles que ver en el Louvre. Esta pintura se ha convertido en todo un icono de la historia francesa, en la cual se plasma uno de los tantos levantamientos que se suscitaron durante la  Revolución Francesa. En el centro de la obra se expone de forma esplendorosa a una mujer con el torso desnudo portando un arma en una mano y en la bandera francesa en la otra, siendo una alegoría del lema del país; libertad, igualdad y justicia.

obras que ver en el Louvre

3. La balsa de la medusa de Théodore Géricault.

La balsa de la Medusa, realizada por Théodore Géricault en el siglo XIX, es otra de las obras que ver en el Louvre. La pintura representa a los supervivientes y muertos en el naufragio de la fragata francesa “Medusa”. El realismo de Géricault a la hora de retratar la desesperación y el dolor en su trabajo, nos dejó muy impactados. Merece muchísimo la pena visitar esta genialidad en persona.

obras que ver en el Louvre

4. La coronación de Napoleón de Jacques-Louis David.

La Coronación de Napoleón fue encargada por el emperador durante conoración de este y su esposa Josefina. Jacques-Louis David retrató a la perfección en este fresco este momento histórico y político, captando la fastuosidad de la ceremonia. Se trata de otra de las obras más espectaculares que visitar en el Louvre, en la cual nos impactó muchísimo el manejo de color e iluminación del autor.

obras que ver en el Louvre

5. El Sarcófago de Cerveteri.

El sarcófago de Cerveteri es una urna funeraria monumental etrusca de terracota que se representa a dos esposos acostados en posición para un banquete etrusco. Se trata de una espectacular pieza realizada en el año 520 a.C. y descubierta a mediados del s.XIX. Su impresionante tamaño y detalle nos fascinó. Merece muchísimo la pena emprender un viaje al pasado admirando sus formas.

obras que ver en el Louvre

6. Las Bodas de Caná de Veronés.

Otra de las obras más espectaculares que ver en el Louvre es “Las Bodas de Caná” de Veronés. Se trata de la obra mas importante del Manierismo Italiano, donde abunda la cantidad de diferentes personajes en escenas superpuestas. Los planos, detalles, composición, color y luminosidad nos dejaron totalmente boquiabiertos.

Si te fijas bien, en la pintura podrás observar a personajes históricos como Carlos V o Soleimán el Magnífico. Además, históricamente esta obra se hizo muy popular puesto que fuer robada por los soldados franceses bajo órdenes de Napoleón.

obras que ver en el Louvre

7. La gran Odalisca de Ingres.

La gran odalisca es un cuadro de Dominique Ingres, otra de las obras imprescindibles que ver en el Louvre. Se trata de una pintura orientalista realiza en 1814, en la cual se representa a una mujer desnuda en un diván. Fue un encargo de Carolina, hermana de Napoleón y reina de Nápoles.

obras que ver en el Louvre

8. La Venus de Milo de la Antigua Grecia.

Una de las grandes joyas que visitar en el Louvre es la escultura descubierta en 1820 que representa a Afrodita. La Venus de Milo de la Antigua Grecia es una de las piezas más importantes de la historia del arte, siendo la encarnación de la belleza clásica a base de un inmaculado trabajo de mármol.

La perfección entre las delicadas curvas del cuerpo, así como la suave textura de la piel y el tosco trabajo de los pliegues de la túnica son una auténtica delicia. Sin duda es una de las obras más imprescindibles que ver en el Louvre.

obras que ver en el Louvre

9. El escriba sentado del Antiguo Egipto.

El escriba sentado del Antiguo Egipto es otra de las obras que te todas las guías del Louvre te recomendarán. Si te acercas a ver esta escultura podrás observar un escriba sentado con las piernas cruzadas, con un pincel y un papiro sobre sus piernas en posición de trabajo. Su importancia y relevancia histórica fue la que nos llevó hasta esta obra que nos parece bastante imprescindible en una visita al museo.

obras que ver en el Louvre

10. La Victoria Alada de Samotracia del periodo Helenístico de la Antigua Grecia.

Otra de las obras más emblemáticas que ver en el Louvre es la representación de Niké o Diosa de la Victoria. Ubicada frente a una de las escaleras principales, en un lugar privilegiado, encontramos una impecable escultura tallada en piedra en la que se representa una silueta femenina bajo una túnica mojada y con unas espectaculares alas.

La pieza data de 190 a.C. y es originaria de Samotracia.  Se cree que es una conmemoración a la victoria sobre Antioco III Megas, rey del Imperio Seléucida. De las mejores obras que ver en el Louvre.

Visita al Louvre. Qué ver en 2 horas

11. Amor y Psique de Canova.

Esta escultura elaborada en 1787 por Antonio Canova, en la cual se representa a Psique reanimada por el beso del Amor, es otra de las obras más increíbles que ver en el Louvre. Se trata de una obra realizada en mármol que y se trata de la interpretación socrática del impulso de Eros, la función dinamizada de unir cuerpo y alma sirviéndose de estímulos sensoriales e intelectuales que ensalzan la pasión amorosa. Como dato curioso, este impresionante trabajo estuvo expuesto en el Castillo del cuñado de Napoleón.

obras que ver en el Louvre

Nea Badson

12. Autorretrato de Durero.

Este autorretrato de Alberto Durero, se considera el primer autorretrato autónomo sobre caballete de la pintura alemana. Se trata de un óleo sobre vitela pintado en 1493, también conocido como “autorretrato con flor de cardo”. El pintor aparece con una flor de cardo como símbolo del sufrimiento de Cristo, mirando fijamente al espectador. Sin lugar a dudas, una de las obras más imprescindibles que ver en el Louvre.

 Esta obra fue realizada sobre papel (pergamino) después pegado al lienzo, con las siguientes dimensiones: 57 × 45 cm. Durero aparece imberbe, adolescente, con una ramita de cardo en las manos, símbolo del sufrimiento de Cristo; la flor de cardo, llamada Mannestruc en alemán, representa también desde la antigüedad, la fidelidad conyugal, y se ofrecía a las jóvenes esposas. Durero, sin embargo, tenía entonces 22 años y aún estaba soltero, pues su boda tuvo lugar al año siguiente. Podría ser un cuadro para regalar a su prometida, Agnes Frey. Adopta una postura de tres cuartos. Mira fijamente al espectador. El cabello rubio y largo no impide que se le vea la frente, la mandíbula y el lóbulo de la oreja. Lleva un tocado de color rojo, como los ribetes de la ropa. A juzgar por su peinado y apariencia, parece que el momento que transcurría era de una pobreza relativa.[cita requerida] En la parte superior, sobre su cabeza, aparece la fecha y una inscripción que dice: «My sach die gat / Als es oben schtat». Se ha traducido como «Mi destino progresará según el orden Supremo»; también puede entenderse como «Todo me va como está ordenado desde allá arriba» o «Las cosas me van como allá arriba está ordenado». Es una de sus primeras obras, en la que combina la expresión retenida del gótico alemán, con la precisión de un Van Eyck. Pero a este estilo nórdico le insufla un espíritu italiano al ponerse como ejemplo de hombre independiente, dueño de sus pensamientos, ejemplo de espíritu humanista.

13. La muerte de Sardánapalo de Delacroix.

La muerte de Sardanápalo, obra de Eugène Delacroix, es otra de las pinturas más interesantes que ver en el Louvre. Se trata de un óleo sobre lienzo realizado en el s.XIX, en el cual se trata un antiguo tema histórico de la cultura Asiria; Sardanápalo, rey de Nínive. El autor representa al monarca basándose en los escritos de Lord Byron, siendo una alegoría de la pintura románica, dotada de dramatismo y detallismo. Absolutamente espectacular.

Delacroix basándose en los escritos Lord Bayron representa a Sardanápalo observando desde su lecho como sus soldados asesinan a las concubinas de la corte para posteriormente concluir el suicidio colectivo. En realidad la obra no es solo un tema histórico es también una alegoría a la pintura romántica frente a la sobriedad de la escuela clasicista que en aquel momento estaba representada por la obra de Ingres. La muerte de Sardanápalo representa el caos de la enajenación humana, la locura del hombre romántico frente a la racionalidad del espíritu neoclasicista. El dramatismo de la escena nos remite a otras obras del artista como La matanza de Quíos 1824, en ambas el francés opta por temas dramáticos con personajes en inverisímiles posiciones; no obstante en esta nueva obra el movimiento es aún más patente que en la anterior. Las figuras femeninas de pálida encarnación contrastan con la piel negra de los soldados del monarca. Son todas figuras corpulentas, anchas con fuerza y sensualidad. Especial mención merece la figura de Sardanápalo que observa la escena con asombrosa parsimonia. El detallismo es espectacular en toda la composición, desde los personajes principales hasta los detalles más ínfimos pasando por la calidad táctil de las telas o la musculatura de los animales el artista cuida todos y cada uno de los aspectos que aparecen en esta impresionante obra de arte. La paleta de colores está basada en una gama terrosa con brillantes colores rojizos que contrastan con los blancos de las telas y la pálida encarnación de las féminas. La composición ha sido muy estudiada, no obstante el cuadro posee una impresión de inacabado con pinceladas rápidas y certeras sobre todo en la parte del fondo. La luz está proyectada desde diversos focos plasmando diferentes puntos focales de referencia, quizás el más destacado de ellos es la diagonal que cruza desde el monarca asirio hasta la esquina inferior derecha donde una mujer es acuchillada por la espalda por un mercenario del rey.

14. Los caballos de Marly de Guillaume Coustou.

Los populares caballos de Marly de Guillaume Coustou fueron encargados por Luis XV de Francia para decorar la entrada del Palacio de Marly. Realizados en mármol de Carrara, el autor los ejecuto entre los años 1743 y 1745. Debido a su increíble detalle y poderosa pose, tuvieron un gran éxito en su época, llegando a influenciar en la moda ecuestre del arte. La sala en la que están expuestas en una verdadera delicia en su totalidad, merece muchísimo la pena hacerles una visita.

obras que ver en el Louvre

15. Código de Hammurabi. 

El Código de Hammurabi es uno de los conjuntos de leyes más antiguos que se han encontrado y uno de los ejemplares mejor conservados de este tipo de documentos creados en la antigua Mesopotamia. Esta alta estela de basalto erigida por el rey de Babilonia en el siglo XVIII a. C. es una obra de arte, historia y literatura, y el compendio legal más completo de la Antigüedad, que data de antes de las leyes bíblicas. Una de las obras más espectacular que ver en el Louvre.

obras que ver en el Louvre

16. El tramposo de George de la Tour.

El tahúr o El tahúr del as de diamantes es una de las pinturas más conocidas del pintor francés Georges de La Tour. Realizada al óleo sobre lienzo alrededor de 1635, es una de las obras más imprescindibles que ver en el Louvre. En esta pintura se retrata una escena de burdel, en el que un tahúr y una prostituta, con la complicidad de una criada, despluman a un joven adinaredado.

obras que ver en el Louvre

17. El Rapto de las sabinas de Jaques-Louis David.

El rapto de las sabinas realizado en óleo sobre lienzo por Jacques-Louis David es otra de las obras que no te puedes perder en tu visita al museo. La pintura de estilo neoclásico fue terminada en 1779, en la que se muestra este mítico hecho de la mitología romana. En la obra podemos observar la intervención de un grupo de mujeres que se interponen entre los combatientes, pareciendo que el autor quisiera promover la paz y la reconciliación del pueblo francés tras la revolución francesa. ​

obras que ver en el Louvre

18. Tumba de Philipe Pot. 

La tumba de Philippe Pot es un monumento funerario del siglo XV dedicado a Philippe Pot, realizado en piedra caliza prolicromada y reforzada de oro y plomo. En la obra descansa yacente la imagen de Pot en posición orante y a tamaño natural representado con una armadura.  La losa está apoyada en ocho dolientes tallados en piedra negra. Sin lugar a dudas, otra de las obras históricas que no te puedes perder en el Louvre.

obras que ver en el Louvre

19. Juramento de los Horacios de Jacques-Louis David. 

Otra de las obras más famosas de Jacques-Louis David expuesta en el Louvre es el Juramento de los Horacios. Se trata de una pintura de estilo neoclásico realizada en 1784, en la cual se representa el saludo romano con el brazo extendido la palma hacia abajo de los Horacios Romanos. Los Horacios eran unos trillizos masculinos destinados a la guerra contra los Curiacios, otros trillizos, para resolver la disputa entre los romanos y la ciudad De Alba Ponga. Los colores y los detalles nos dejaron maravillados.

obras que ver en el Louvre

20. Baños Turcos de Ingres.

Jean-Auguste-Dominique Ingres firma otra de las obras más populares que ver en el Louvre. El baño Turco es una pintura orientalista realizada en 1862 en la que se muestra a un grupo de mujeres desnudas en un harén como el de las fantasías occidentales. El erotismo del cuadro es suave, y nos sorprendió muchísimo al saber que no provocó gran escándalo en su época. Sin lugar a dudas, una de nuestras obras favoritas.

obras que ver en el Louvre

 

21. La Muerte de la Virgen de Caravaggio.

La Muerte de la Virgen de Caravaggio, un óleo sobre lienzo realizado en 1606 es otra de las obras imperdibles que ver en el Louvre. El carácter monumental de esta pintura y su concepción fueron determinantes en el nacimiento de la escuela napolitana del Seicento. De hecho, se lo considera el cuadro más profundamente religioso del Seicento italiano. El dramatismo y sentimentalismo de la pintura es absolutamente sorprendente. 

obras que ver en el Louvre

 

22. La encajera de Veermer.

La encajera o La encajera de bolillos es una de las pinturas más conocidas del pintor holandés Johannes Vermeer, y por supuesto, otra de las mejores obras que ver en el Louvre. Este popular óleo sobre lienzo realizado en el s.XVI muestra a una joven concentrada en su labor, realizando una fiel representación de trabajos y pasatiempos de la época. De hecho, está obra de Vermeer inspiró una exitosa novela y una película protagonizada por Isabelle Huppert.

obras que ver en el Louvre

23. Toros Alados de Khorsabad.

Los Toros androcéfalos alados de Khrosabad es otra de las cosas más increíbles que vas a encontrar en el Louvre. Estas dos esculturas de 713 a.C. representan a unos genios protectores que protegían varias de las puertas de la ciudad y palacio de Khorsabad, en Mesopotamia. Son represados con cabeza de hombre, cuerpo de toro y alas de ave, como símbolo de protección ante cualquier posible enemigo. Una auténtica joya histórica que tendrás la oportunidad de ver en persona en el museo.

obras que ver en el Louvre

 

24. El patizambo de José de Ribera.

No podíamos hacer este post sin mencionar alguna pintura española. El pie varo, el patizambo, el lisiado o el zambo, es como se conoce a esta pintura realizada en óleo por José de Ribera en 1642. Se trata de todo un ejemplo del crítico realismo de la escuela española del Siglo de Oro. El autor representó a un joven mendigo de humilde aspecto, sonriendo al espectador, portando una muleta y un mensaje de ayuda con una limosna. Una de nuestras obras más internacionales que no te podrás perder.

obras que ver en el Louvre

25. La Belle Ferronière de Leonardo Da Vinci.

Acabamos este post sobre las mejores obras que ver en el Louvre con “La belle ferronière”, un retrato del renacimiento realizado por Leonardo da Vinci en 1495. En la pintura se representa a una hermosa mujer con un listón en la frente, un espectacular vestido borgoña, mirando al espectador como símbolo de inocencia y curiosidad. A pesar de que este retrato no es tan famoso como La Mona Lisa, para nosotros en una de las mejores obras que encontrarás en el museo francés.

obras que ver en el Louvre


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre las 25 obras imprescindibles que ver en el Louvre te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por la capital francesa. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados

Sígueme
0