Cómo visitar la Sainte Chapelle. Qué ver, historia, entradas, consejos…

visitar la Sainte Chapelle

París es una de las ciudades más bellas y más visitadas del mundo. París es historia, patrimonio, arte, gastronomía y cultura en cada esquina. La capital francesa ofrece infinidad de actividades y atractivos turísticos, y sin lugar a dudas, visitar la Saint Chapelle es una de las mejores cosas que hacer en París.

A pesar de haber recorrido en 6 ocasiones la ciudad del amor, en todas nuestras visitas descubrimos nuevos lugares que no dejan de sorprendernos. En este post te dejamos toda la información sobre nuestra visita a la Sainte Chapelle. Esperamos que esta guía te sea útil para tu visita a la ciudad y aclare todas tus dudas. Así que, anota y ¡a disfrutar de la aventura!

icono mapaItinerario.

Mejor época para viajar iconoMejor época para viajar.

divisa iconoDivisa.

icono infoMás Información.

Descubre nuestra ruta por París de 5 días.

De marzo a diciembre es la mejor época para visitar París.

La moneda de París es el €.

Descubre aquí todos los post sobre París.

CÓMO VISITAR LA SAINTE CHAPELLE.

¿Qué es la Sainte Chapelle? Un poquito de historia e información útil.

La Sainte-Chapelle, también denominada capilla real de la Île de la Cité, es un impresionante templo gótico situado en el corazón de París. Esta joya del s.XIII fue erigida en tan sólo siete años para albergar las reliquias adquiridas por el rey San Luis de Francia, como la preciada corona de espinas de Jesucristo y otros objetos relacionados con la Pasión de Cristo, así como también para cumplir con la función de capilla real.

Sin lugar a dudas, es toda una obra del arte gótico radiante y es considerada como una de las mejores construcciones de este estilo. La Sainte Chapelle es parte del Centro de los Monumentos Nacionales y fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1991.

En este París del s.XIII, el fervor por la corona y la religión, hacían de la ciudad un lugar casi sagrado para los creyentes, una especie de “Jerusalén más occidental”. El templo fue admirado y respetado desde su construcción, a pesar de su vínculo monárquico y eclesiástico.

La Sainte Chapelle consiguió salir casi intacta de episodios como la Revolución Francesa o las dos Guerras Mundiales, por lo que poder disfrutarla en persona es un verdadero lujo. Eso sí, aunque las reliquias sobrevivieron, hoy en día se encuentran en el Tesoro de la Catedral de Notre-Dame.

visitar la Sainte Chapelle

Este increíble templo a todo color está divido en dos capillas; la capilla baja (para gente común) y la capilla alta (para la corte del rey). Por este motivo, sólo se puede acceder a la Capilla Superior por galerías internas al templo, para que el pueblo no pudiese “colarse” por una escalera exterior.

La capilla inferior es alucinante, pero es que la superior te dejará sin palabras. La capilla baja (para el pueblo), estaba dedicada a la virgen y luce impresionante debido a las pinturas y grabados de sus techos, columnas y paredes. El techo está sostenido por infinidad de columnas que soportan todo el peso del edificio al completo, lo que permitía crear un espacio muy liviano y abierto en la capilla alta.

La capilla alta es la gran joya de este templo. Las paredes de piedra dejaron paso a unas espectaculares vidrieras de más de 15 metros de alto en colores azul, rojo y amarillo, que representan escenas religiosas. En el centro, un altar cuidadosamente tallado y pintado. Sobre la puerta de entrada, un increíble rosetón de seis lóbulos y dos cuatríbulos. En total, no darás crédito con las 1113 escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento plasmadas en 15 coloridas vidrieras que merece la pena que veas en persona.

En el año 2008 comenzaron las obras de restauración, que concluyeron 6 años después. Por lo que si visitas en la actualidad la Sainte Chapelle, podrás verla en todo su esplendor. Ver este lugar en primera persona te hará retroceder a siglos pasados y sentir la increíble capacidad de creación del ser humano.

visitar la Sainte Chapelle


Visita a la Sainte Chapelle.

Nuestra visita a la Sainte Chapelle comienza una gélida mañana de invierno en París. Las cosas han cambiado un poco tras la pandemia del Covid, así que te contamos cómo hicimos todo paso a paso.

Lo primero que hicimos fue comprar nuestros tickets presencialmente, puesto que no teníamos una ruta del todo programada debido al mal clima. Te recomendamos que compres tus entradas vía online, reservando día y hora, puesto que nosotros estuvimos más de media hora haciendo fila. Puedes adquirir tus ENTRADAS A LA SAINTE CHAPELLE SIN COLAS aquí.

Con el surgimiento del Covid, primero deberás realizar una fila en una de las dos entradas, donde te pedirán el PASAPORTE COVID y deberás portar mascarilla de manera obligatoria (mayores de 6 años). Tras esto, pasarás un pequeño control donde te revisaran de manera rápida tus pertenencias. Justo después de esto, saldrás a una explanada donde verás la Sainte Chapelle. Justo en la entrada una mujer comprobó nuestros tickets y comenzamos una de las mejores experiencias que vivir en París.

visitar la Sainte Chapelle

Ante nosotros una imponente construcción de más de 40 metros de alto, con una espectacular aguja de más de 30 metros de altura. Verás también, que salvo una de sus puertas, el aspecto exterior de la Sainte-Chapelle luce bastante sobrio. Pero no te alarmes, la verdadera joya de la corona está en su interior.

La visita comienza en la Capilla Baja, la que te hemos comentado que utilizaba antiguamente el pueblo. En la actualidad conserva una pequeña exposición con objetos y ornamentos del templo, así como una tienda y un puesto de información. En este momento sólo lo verás de paso, puesto que la visita te indica que debes ir a la Capilla Alta primero de todo. Al final de tu visita podrás recorrer la Capilla Baja a tus anchas.

Desde la Capilla Baja tomamos unas angostas escaleras que dan paso a uno de los lugares más bellos que ver en París. La Capilla Alta es un espacio súper abierto, sin columnas ni ornamentos que interfieran en la vista de sus majestuosas paredes a lo largo los 36 metros de largo y 17 de ancho de su única nave. Las gruesas paredes suprimidas fueron reemplazadas por 15 vidrieras de más de 15 metros de alto, a todo color, para representar diferentes escenas religiosas.

Las cristaleras del s.XIII nos dejaron embobados, y es ineludible que estas vidrieras son las causantes de la notable notoriedad de la Sainte Chapelle en los últimos años. Los enormes candelabros alumbran un poquito más todos los detalles de lugar, desde las escenas de los vidrios, su impresionante rosetón, así como los grabados del altar o de las paredes. Si te fijas bien, podrás ver las siguientes escenas en sus vidrieras:

  • El Génesis.
  • El Éxodo.
  • El Libro de los Números.
  • El Libro de Josué.
  • El Libro de los Jueces.
  • El Libro de Isaías.
  • Juan el Evangelista y la infancia de Cristo.
  • La Pasión.
  • La Vida de Juan el Bautista y el Libro de Daniel.
  • El Libro de Ezequiel.
  • Centro Pompidou.
  • El Libro de Jeremías y el Libro de Tobías.
  • Los Libros de Judit y de Job.
  • El Libro de Ester.
  • Los Libros de los Reyes.

Si estas 14 vidrieras nos relatan diferentes episodios biblícos, la decimoquinta vidriera, situada en el ábside de la capilla representa La historia de las Reliquias de la Pasión. El inmenso rosetón sobre la puerta que da acceso a la terraza de la Capilla Alta, representa el Apocalipsis. No apartes tu vista del rosetón, justo debajo se sitúan las estatuas de los ápostoles y de San Pedro con las llaves, todas originales también del s.XIII.

visitar la Sainte Chapelle

Nea Badson

Ahora sí, tras abandonar la Capilla Alta, llegarás a la Capilla Baja. Este impresionante salón de tres naves cuenta con una decoración policromada que es un verdadero sueño. Bueno, vale, tal vez una vez vista la Capilla Alta, la Capilla Baja pierde algo de protagonismo.
Pero si te fijas bien, sus excepcionales arcos simétricamente pintados son un auténtica obra. Sus columnas azules decoradas con flores de liz (símbolo de la realeza francesa) y sus columnas rojas decoradas con castillos de oro (símbolo de Castilla), son otros de los detalles que te harán alucinar. Merece la pena echar un rápido vistazo a la escultura de la Virgen, así como a la coqueta tiendecita.
visitar la Sainte Chapelle

Entradas para la Sainte Chapelle. ¿Dónde comprarlas y cuanto cuestan?

En tu compra tendrás que seleccionar el día y la franja horaria, así como insertar tus datos personales. Las entradas son nominativas, así que comprueba que todos los datos de todos los visitantes son correctos. Te volvemos a recordar que para acceder a la Saint-Chapelle deberás presentar también el COVID PASS.


Consejos para para visitar la Sainte Chapelle.

  • Si compras las entradas online, comprueba que tus datos personales coinciden. No te olvides de llevar tu identificación personal.
  • No olvides tampoco llevar tu COVID PASS y tu MASCARILLA.
  • Acude unos 15-30 minutos antes de el horario de tu reserva. Puede que encuentres bastante fila dependiendo de la hora y la temporada en la que visites el relicario.
  • Dedícale como mínimo 01.30h horas a la visita a la Saint-Chapelle para poder disfrutar del lugar como se merece.

Opinión sobre nuestra visita a la Sainte Chapelle.

A nosotros nos encantó visitar la Sainte-Chapelle. Habíamos escuchado mucho hablar de este lugar, habíamos visto cientos de fotos… pero verlo en persona fue un auténtico regalo.

Consideramos que el juego de luces y colores que se forman en el interior de la Capilla, así como la verticalidad de esta, todos sus detalles… hay que disfrutarlos en directo. Las fotografías no captan la verdadera magia del lugar.

visitar la Sainte Chapelle


Título de caja

Esperamos que este artículo sobre cómo visitar la Sainte Chapelle te haya sido muy útil para conocer un poquito más de esta increíble ciudad antes de tu próximo viaje y te ayude a descubrir uno de los mejores lugares que ver en París. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados

Sígueme
0