Visita al Templo de Edfú. Qué ver y cómo llegar.

Edfú

Uno de los templos imprescindibles que visitar en Egipto, sin duda alguna, es el de Edfú. Su impresionante arquitectura, además de sus bien conservadas inscripciones y grabados de las paredes, hacen de este lugar una delicia. Si tu viaje por Egipto es a través del Nilo en crucero, estás de suerte, ya que es más que probable que la visita al Templo de Edfú esté incluida en tu itinerario.

Sin embargo, las dudas entran cuando el viaje se hace por libre; ¿Cómo llegaré? ¿será posible visitarlo por mi cuenta? ¿es seguro? Por ello, te dejamos un post sobre cómo visitar el templo de Edfú por libre.

 

VISITA AL TEMPLO DE EDFÚ.

El templo de Edfú se sitúa a orillas del río Nilo en la ciudad homónima, a medio camino entre la ciudad de Lúxor y la de Asuán. Situada en un enclave poco soñado, el templo está rodeado de un poblado chabolista y aldeas con humildes casas, donde los niños van descalzos y probablemente te pedirán alguna foto o algo de dinero. Un lugar que te encoge el corazón, donde los sueños parecen esfumarse conforme pasa la vida, y los turistas impasibles, disfrutan de la maravilla del templo sin ser conscientes de la miseria que a  este lo rodea.

 

El templo de Edfú.

Toda esta miseria parece no existir una vez que cruzamos las puertas del templo. De repente nos encontramos frente a nosotros con un templo del Antiguo Egipto dedicado al dios Horus-Apolo y construido entre entre el año 237 y el 57 a.C.

Se trata del segundo templo más grande de Egipto después del de Karnak, y uno de los mejores conservados. Las paredes del templo cuentan con ricas inscripciones que proporcionan importante información sobre la época en la que fue construido, aportando detalles no solo sobre el templo, sino sobre el lenguaje, la mitología, la religión y la forma de vida en el Antiguo Egipto.

Si algo diferencia a Edfú del resto de templos egipcios, es que se construyó sobre plano, siguiendo una planificación previa y no permitiendo añadir más elementos en el futuro. Esto hace que el templo resulte homogéneo y armonioso.

El templo mantiene la estructura clásica de la época grecorromana, iniciada con el pilono, seguido por un patio y el edificio de la pronaos o sala hipóstila. A continuación se situaba la naos del santuario, que llevaba al sanctasantorum del templo, donde se hallaba la estatua de la deidad del templo, Horus en este caso.

Tras prohibirse el culto no cristiano en el año 391, el Templo de Edfu fue atacado por los cristianos, que destrozaron gran parte de sus relieves para acabar con cualquier rastro de sus imágenes religiosas. A pesar de este suceso, el templo se conservó prácticamente a la perfección debido a que permaneció en el olvido bajo 12 metros de arena del desierto durante años. Sobre él se construyeron algunas casas que lo protegieron hasta 1860, cuando el egiptólogo francés Auguste Mariette comenzaó los trabajos arqueológicos y de excavación para desenterrar el  maravilloso templo de Edfú.

Perderse por las salas y patios del templo es una experiencia única. Además de sus grabados e inscripciones, sus 18 monumentales columnas de la sala hipóstila, nosotros nos quedamos sin ninguna duda con los dos halcones de más de 3 metros de altura coronados con la doble corona del Alto y Bajo Egipto.

Después de nuestra visita, somos capaces de comprender y corroborar que el templo de Edfú es una de las joyas de Egipto, y una parada obligatoria en cualquier ruta.

 

✈️Cómo llegar.

Tour.

Prácticamente todos los cruceros por el Nilo hacen una parada para visitar el templo de Edfú. Si este no es tu caso, siempre tienes la opción de contratar un Tour Organizado desde tu hotel tanto en Lúxor como en Asuán, así como contratarlo por internet en diferentes plataformas de viajes y experiencias como Civitatis…

Estos Tours Organizados de 1 día suelen combinar el Templo de Edfú con el de Kon Ombo, por lo que deberás consultar los diferentes precios e itinerarios según tus intereses y disponibilidad de tiempo.

Por Libre.

Si nos lees a menudo, sabrás que esta es la opción que nosotros escogimos. El trayecto es facílisimo, no tiene ninguna pérdida. Deberás preguntar en la estación de trenes de Asuán o Lúxor, dependiendo desde donde quieras partir, por un tren en dirección a la otra ciudad. Esto es, si estás en Lúxor, pregunta por el tren para Asuán, y viceversa.

Consejo. Te recomendamos que vayas el día previo a la excursión a consultar horario y comprar tu billete. 

Nosotros tomamos un tren desde la estación de Lúxor a las 07.30h en dirección Asúan. Este trayecto tiene parada en Edfú, así que en unas 2h llegarás a la ciudad. El billete tiene un coste de 30EGP/persona en Segunda Clase.

Templo de Edfú

Una vez llegues a Edfú, comprobarás que la estación de trenes se encuentra en la otra orilla del río Nilo respecto al templo. A pie hasta el templo hay unos 45 minutos, por lo que no os recomendamos mucho hacerlo de esta manera. Podéis negociar un tuc tuc o una minivan en la misma puerta de la estación.

Para regresar a la estación desde el templo, debéis deshacer el camino, bien a pie, en tuc tuc o minivan. Podéis tomar un tren tanto a Lúxor como a Asuán desde la misma estación de trenes a la que habéis llegado, pero puede que los horarios de los trenes no os encajen en vuestro itinerario y os hagan perder mucho tiempo en esperas.

Por ello, tras la estación de trenes, hay una pequeña explanada que utilizan como estación de autobuses. Aquí veréis decenas de minivans que parten a diferentes destinos, entre ellos, Lúxor y Asuán. Preguntad por ellos y negociar el precio (aunque son muy bajos). Cada 5-10 minutos parte una minivan, por lo que no tendréis ningún tipo de espera.

 

💰Precio.

180EGP/persona. 

 

🕚 Horario.

Todos los días de 06.00h a 18.00h.


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre los Visita al Templo de Edfú, qué ver y cómo llegar  te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por la tierra de los faraones. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados

Sígueme