Visita al Mont Saint-Michel. Qué ver, cómo llegar y dónde alojarse.

Visita al Mont Saint-Michel. Qué ver, cómo llegar y dónde alojarse.

El Mont Saint Michel es un lugar de leyenda que hay que vivir y sentirlo por uno mismo. Esta joya medieval conservada durante siglos situada entre Normandía y Bretaña, está catalogada como uno de los lugares más bellos de nuestro planeta. ¿Y quiénes somos nosotros para contradecir tal afirmación?

En este post te contamos todo sobre la visita al Mont Saint-Michel; historia, qué ver, cómo llegar, dónde aparcar, horarios, dónde alojarse… para que no te pierdas ningún detalle y puedas explotar al máximo tu estancia en este enclave.

VISITA AL MONT SAINT-MICHEL. QUÉ VER, CÓMO LLEGAR Y DÓNDE ALOJARSE.

 

1. ¿Qué es el Mont Saint-Michel?

En la costa de Normandía, en el departamento de la Mancha y al norte de Francia , se eleva entre las aguas un complejo arquitectónico medieval sobre una pequeña colina. Esta isla rocosa se ubica en la desembocadura del río Couesnon, en una bahía completamente llana.

Sus mareas son las culpables de convertir este enclave en una península artificial o en una isla según la hora del día y le época del año, uniendo el complejo por una pasarela de madera que nos permite el acceso hasta el pueblo. En este coqueto y pintoresco pueblo viven de manera permanente alrededor de 40 personas, siendo monjes más de la mitad.

La espectacular conservación de su arquitectura así como de su entorno y ecosistema, convierten el Mont Saint-Michel uno de esos lugares que ver por lo menos una vez en la vida. Tal es así, que más de 3 millones de turistas se acercan hasta el Mont Saint-Michel anualmente.

Mont Saint-Michel

 

2. Historia.

La historia del Mont Saint Michel comienza allá por el año 708, cuando el obispo de Avranches mandó construir en el Mont Tombe un Santuario en honor al Arcángel San Miguel, tras tres sueños que tuvo el obispo en el que el arcángel se le presentaba. Por ello, rápidamente este enclave se convirtió en lugar de peregrinación.

En el s.X, los monjes benedictinos se instalaron en la abadía, mientras que a los pies de la colina se iba desarrollando y levantado una pequeña aldea. Es en el s.XI cuando la iglesia abacial es edificada, y ya en la Guerra de los Cien Años es cuando se levanta un conjunto fortificado que protege esta maravilla de manos inglesas durante más de 30 años. Este hecho convierte al Mont Saint-Michel en todo un símbolo de la nación, como incluso declaró Victor Hugo.

En el contexto de la Revolución Francesa, debido a la pérdida de relevancia, el Mont Saint-Michel fue una prisión hasta 1863. Ya en 1874 fue declarado Monumento Histórico, y sometido a un proceso de restauración. A inicios del s.XX los monjes volvieron a su hogar, y en 1979 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Mont Saint-Michel

3. Visita al Mont Saint-Michel.

Al Mont Saint-Michel llegarás por carretera. Una carretera completamente llana desde la cual podrás empezar a intuir la icónica silueta de este complejo que crea una ilusión asombrosa ya desde la lejanía. Tanto si llegas en autobús como en coche, estacionarás en el parking habilitado en La Caserne, un pequeño municipio turístico situado próximo al Mont Saint-Michel en el que podrás encontrar restaurantes, tiendas, hoteles…

Una vez estaciones, debes dirigirte hacia el Centro de Información Turística, desde donde podrás tomar un autobús lanzadera gratuito que te llevará hasta la entrada del complejo medieval. Si lo prefieres, también puedes hacerlo a pie. Nosotros decidimos hacer a pie el paseo hasta el Mont Saint-Michel, puesto que las vistas que se obtienen desde diferentes perspectivas son alucinantes. Seguro que verás calesas tiradas por caballos que te pueden hacer más cómodo el trayecto, pero no contribuyas a la explotación animal.

Mont Saint-Michel

El paseo por la zona y por la pasarela de madera de 760 metros, son una auténtica delicia. Tras 40 minutos a pie llegarás a la entrada del complejo. Frente a nosotros unas enormes murallas blindan y protegen un pequeño pueblo que parece haber sido sacado de algún cuento del medievo. La entrada al complejo es gratuita, sólo deberás pagar por la entrada a la Abadía.

Tras subir la cuesta de la calle principal, encontrarás coquetas casitas de piedra abuhardillas, restaurantes, pintorescos carteles que anuncian los productos locales que ofrece cada tiendecita. Sus calles empedradas te dirigen hacia la Abadía del monte, aunque por el camino podrás observar otros monumentos religiosos como; la Capilla de Notre-Dame-sous-Terres, la Iglesia Parroquial de San Pedro, la Capilla de Saint-Aubert y la Fuente de San Aubert.

Mont Saint-Michel

Piérdete por las calles del pueblo, recorre sus murallas, disfruta de muchos de los miradores que ofrecen sublimes panorámicas de la bahía, visita la Abadía, toma decenas de fotogafías, compra algún souvenir o producto típico tómate un café caliente en alguna de sus cafeterías. La visita completa puede durar alrededor de 3 horas.

Mont Saint-Michel

4. Visita a la Abadía del Mont Saint Michel. 

Una vez que ya has tomado tus fotos por el camino, has disfrutado y explorado el pueblo, debes llegar a lo más alto y hacer una visita a la Abadía del Mont Saint-Michel. La iglesia abacial fue fundada en el año 996, pero esta fue cubierta por múltiples ampliaciones de la abadía cayendo en el olvido durante siglos. Por suerte, diversas excavaciones han sacado a la luz magníficos ejemplos de la arquitectura prerrománica que podrás disfrutar.

La abadía se nos presenta con salas frías y diáfanas, albergando maravillas de estilos carolingio, románico y gótico. Alucina con el impresionante tamaño de su nave, piérdete por sus tres criptas, observa cada vidriera, visita la Capilla de Notre-Dame-sous-Terres… Además, desde el claustro y la terraza de esta megaestructura podrás obtener unas espléndidas vistas de la bahía y el pueblo del monte.

Puedes adquirir la entrada para la Abadía desde aquí o encontrar más información sobre la Abadía del Mont Saint-Michel aquí.

Mont Saint-Michel Abadía

 

5. Mareas.

La bahía del Mont Saint-Michel es escenario de las mareas más grandes de Europa continental. El nivel del mar sufre una crecida de 15 metros entre la marea alta y la marea baja, y se puede llegar a retirar hasta 15 kilómetros de la costa. Por ello, a ciertas horas del día y ciertas épocas del año, el Mont Saint- Michel se convierte en una península en la que el acceso sólo es viable a través de su pasarela de madera.

Sin embargo, en ocasiones excepcionales, la crecida del nivel del mar es tal, que el Mont Saint-Michel se convierte en una auténtica isla fortificada por unas horas. Es entonces cuando la única posibilidad de acceder hasta el monte es a través del mar. Para que puedas disfrutar de todos estos fenómenos naturales, te recomendamos que consultes aquí el estado de las mareas antes de tu visita.

Algunas de las mejores vistas para observar este fenómeno son la carretera de La Roche Torin en Courtils, la propia muralla del Mont Saint-Michel, desde la presa de La Caserne, desde la carretera de Grouin du Sud en Vains-Saint-Léonard y desde la carretera de Le Gué L’Epine en Val-Saint-Père. 

Mont Saint-Michel

6. Cómo llegar.

  • Tour Organizado. Diversas plataformas (Civitatis, Get your Guide…) ofrecen un tour de un día al Mont Saint-Michel desde diferentes ciudades como Saint-Maló o incluso París. Puede ser una buena opción si buscas comodidad y rapidez. Ten en cuenta que el precio de la excursión se encarecerá.

 

  • Tren. Puedes tomar el TGV que parte de la estación de París-Montparnasse hacia Rennes o hacia Dol-de-Bretagne,  y después un autobús que va de Rennes al Mont Saint Michel o de Dol de Bretagne al Mont Saint Michel.

Otra opción es tomar un tren desde París a Potorson que es la estación más cercana al Mont Saint Michel, y desde allí un bus lanzadera hasta La Caserne, el pequeño pueblo situado frente al monte.

 

  • Vehículo propio/alquiler. Esta es la opción más común y la que nosotros escogimos. Al llegar podrás dejar el vehículo en el aparcamiento de pago (9€/24h) que hay situado en la localidad de La Caserne, que está perfectamente señalizado. Desde ahí podrás tomar el bus lanzadera gratuito hasta el Mont Saint Michel. Nosotros preferimos ir a pie para disfrutar de las vistas.

 

7. Horario.

  • Autobús lanzadera gratuita. Todo el año de 08.00h a 01:00h.
  • Aparcamiento. Todo el año 24h.
  • Apertura de la Abadía. 2 mayo al 31 de agosto de 09.00h a 19.00h. 1 de septiembre al 30 de abril de de 09.30h a 18.00h. Las últimas admisiones se realizan 1 hora antes del cierre.

8. Precio.

Complejo del Mont Saint-Michel. Gratuita.

Entrada a la Abadía del Mont Saint-Michel. 11€. Puedes adquirir la entrada para la Abadía desde aquí.

 

9. Dónde dormir en el Mont Saint-Michel.

Alojarse en un lugar tan lleno de magia como el Mont Saint-Michel tiene sus ventajas, pero también sus desventajas. Alojarte en La Caserne, zona acondicionada frente al monte, te permitirá poder disfrutar del complejo medieval en total ausencia de turistas, observar el Mont Saint-Michel iluminado o desayunar con uno de los amaneceres más bellos. Sin embargo, estos privilegios encarecerán tu estancia, pero merecerá la pena total e indiscutiblemente.

Aquí te recomendamos algunos de estos hoteles con espléndidas vistas y servicios en el Mont Saint-Michel:

Mont Saint-Michel

 

10. Nuestro Alojamiento.

Nosotros decidimos alojarnos en el hotel Le Relais Saint Michel. Este ofrecía unas impresionantes vistas desde sus amplias habitaciones con terraza al Mont Saint-Michel, un delicioso desayuno tipo Buffet de estilo americano y continental, el hotel cuenta con parking y la parada del autobús lanzadera está justo en frente. La estancia fue perfecta, y sin lugar a dudas, las vistas desde la habitación eran el lujo absoluto de nuestra estancia.


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre la visita al Mont Saint-Michel te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por Francia. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram@nereabados

Sígueme