Qué ver en Normandía. 10 Lugares Imprescindibles.

Étretat

Normandía nos cautivó desde el primero momento. Los gélidos vientos de invierno en sus puertos y playas salvajes, nos cuentan historias de pescadores y soldados americanos durante la Segunda Guerra Mundial. Sus ciudades y abadías nos transportan a tiempos medievales y renacentistas, mientras que sus acantilados nos hacen sentir en cualquier cuadro de Monet.

Normandía es una de las grandes maravillas de Francia, una región que hay que degustar con calma, en la que perderse y encontrarse.  Si estás pensando en recorrer por primera vez esta zona al norte del país, te dejamos este post con los 10 Lugares Imprescindibles que ver en Normandía, y que esperamos que faciliten tu itinerario.

 

QUÉ VER EN NORMANDÍA. 10 LUGARES IMPRESCINDIBLES.

 

1. Mont Saint-Michel.

El Mont Saint-Michel es un lugar que bien podría ser sacado de un cuento. Una auténtica joya medieval conservada durante siglos que lo convierten en todo un imprescindible que ver en Normandía y Francia.

El Mont Saint-Michel es una pequeña isla rocosa ubicada en la desembocadura del río Couesnon coronada por una imponente abadía benedictina declarada en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. A su alrededor unas pocas callejuelas que conservan la arquitectura de la época y las murallas completan este fantástico enclave que seguro habrás reconocido en numerosas fotografías y revistas de viajes. 

Fundado a principios del siglo VIII, el origen de este emplazamiento se relaciona directamente con las apariciones que realizó el arcángel San Miguel al obispo de Avranches. Es destacable que junto a Roma y Santiago de Compostela era uno de los puntos más importantes de las peregrinaciones del Occidente medieval.

Sin duda, el elemento más característico y que convierte en único al Mont Sant-Michel son sus mareas. Dependiendo la hora del día y la época del año en la que se visite el monte, encontrarás una isla rodeada por agua a la que únicamente se puede acceder a través de una pasarela de madera. Situada en una bahía completamente llana, sin alteraciones a mano del hombre, hacen que el Mont Saint-Michel destaque sobre todos los elementos creando una ilusión asombrosa ya desde la carretera.


2. Acantilados de Étretat.

Otro de los mejores lugares que ver en Normandía es el pueblo de Étretat. Sus impresionante costa protagonizada por acantilados lo convierten en un lugar único en el mundo, en todo una maravilla natural. El azul del mar se funde con el verde de las praderas y el blanco de la roca, creando una imagen armoniosa de la que ni Claude Monet, Courbet o Delacroix pudieron escapar.

Una vez en la localidad de Étretat, puedes realizar dos rutas; hacia el este y hacia el oeste. En la primera das con Falaise d´Amont, que ofrece una espectacular vista panorámica del pueblo y de algunas de las formaciones rocosas más fotografiadas. Justo aquí también se encuentran los jardines de Étretat y una pequeña iglesia. Hacia el lado oeste, el más espectacular y visitado, encontrarás Falaise dÁval, el acantilado más famoso por su ojo de agua o arco natural de más de 70 metros.

Merece muchísimo la pena también perderse por las calles del coqueto pueblo de aire francés. Pero ese aire francés tan del norte. Desde la playa se tiene una vista espectacular de todo el paraje, mientras que cientos de gaviotas coronan los cielos y parecen querer salir en todas tus fotos. Étretat es parada obligatoria en una ruta por Normandía.

Étretat


3. Bayeux.

Bayeux es un preciosa ciudad de aspecto medieval que ha logrado conservar un rico patrimonio arquitectónico tras salir indemne de la Segunda Guerra Mundial. Su reducido tamaño explica que fuera la primera localidad en liberar tras el “Día D”, y ello nos permite recorrerla perfectamente en una mañana.

El principal atractivo turístico de Bayeux es su estética conjunta. Sus casitas de estilo francés acunan la impresionante Catedral gótica de Notre-Dame, mientras que el río atraviesa gran parte de la ciudad ofreciéndonos imágenes de postal. También es muy reconocido el famoso Tapiz de Bayeux del s.XI, que narra detalles de la campaña bélica que llevó a cabo Guillermo I para apoderarse de Inglaterra.

La relación directa con la Segunda Guerra Mundial, es más que evidente. Si estás interesado en conocer más sobre la historia de esta coqueta ciudad, soldados e invasores, y el histórico Desembarco, puedes visitar el Museo Memorial de la Batalla Normanda.


4. Playas del Desembarco de Normandía.

El 6 de junio de 1944, conocido como el “Día D”, desembarcaron en playas normandas miles de tropas aliadas que cambiarían el rumbo de la historia mundial y de la Segunda Guerra Mundial. Cientos de días se necesitaron para liberar paulatinamente la zona y mermar las defensas alemanas, hasta poder liberar París y dar comienzo así con el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Estos acontecimientos cambiaron el rumbo de muchas pequeñas localidades de la región de Normandía. Sus playas y pueblos no olvidan, y hacen un esfuerzo por rendir homenaje y memoria a través de Museos, Memoriales y Cementerios. En cada una de estas playas salvajes tan propias del norte, se respira heroicidad e historia. Es una experiencia increíble poder comprender más de cerca todo lo que envuelve a esta costa pisando su fina arena.

Además de Playas como la de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, puedes visitar Pointe du Hoc, Arromanches Sainte-Mère-Église. Visita los pueblos cercanos a las playas, puesto que verás que todavía se respira ese aire de liberación con carteles bélicos y banderas estadounidenses en muchas ventanas. Por un momento, parece que hubiéramos retrocedido en el tiempo. 

qué ver en Normandia


5. Honfleur.

Honfleur es un pequeño pueblo marítimo caracterizado por haber conservado el trazado original de las calles y muchas de las casas medievales casi intactas. Siendo uno de lugares más visitados en Normandía, también destaca la diversidad de sus monumentos y la riqueza de su patrimonio cultural y artístico. Su variopinta y colorida arquitectura encandiló a numerosos pintores impresionistas de la talla de Courbet, Monet o Boudin.

Te recomendamos pasear por las estrechas callejuelas de los antiguos barrios de pescadores, como las del barrio de Sainte-Catherine, que te trasladarán siglos atrás en el tiempo. La iglesia de Sainte-Catherine es un lugar imprescindible en cualquier visita a Honfleur. Fue construida en madera y levantada por los propios pescadores del lugar tras la guerra de los cien años con Inglaterra.

Pero, sin duda, la postal más reconocible de Honfleur es su muelle interior. El Vieux Bassin, data de 1861 y está flanqueado por edificios de distintos colores preservando sus diseños originales y barcos de vela en sus aguas. ¡Seguro que esta ciudad normanda os enamora tanto como a nosotros!


6. Deauville.

Otro de los mejores lugares que ver en Normandía es el pequeño pueblo de Deauville. La Perla de la Costa Fleurie es sinónimo de lujo, glamour e ilustres visitantes. El pueblo pesquero experimentó una autentica revolución en la segunda mitad del siglo XIX cuando el Duque de Morny adquirió varias hectáreas y transformó este tranquilo lugar en el destino turístico de moda entre la alta sociedad parisina.

Si visitas Deauville, debes recorrer Les Planches, el carismático paseo de planchas de madera junto al mar que se ha convertido en uno de los grandes atractivos. Desde aquí podrás admirar una preciosa postal de la ciudad costera, donde las sombrillas y cabinas de colores instaladas en la playa lo inundan todo. Tampoco puedes marcharte de la ciudad sin visitar el mítico Casino de 1912, la Villa Starssburger o el Hipódromo de Deauville-La Touques.


7. Rouen.

La pintoresca ciudad de Rouen es otro de los lugares imprescindibles que visitar en Normandía. La localidad natal y lugar de ejecución de Juana de Arco, nos ofrece hermosas casas con paredes de entramado, callejuelas adoquinadas e imponentes iglesias góticas, que la vuelven una de las ciudades más bonitas que ver en Francia.

La historia de Juana de Arco y el hecho de que Rouen fuera la segunda ciudad más importante de Francia en el medievo, atrae a numerosos turistas anualmente. Pero además del Tour de Juana de Arco o visitar el antiguo Castillo de Rouen donde estuvo presa, también puedes visitar la Place du Vieux Marché, la Catedral de Notre-Dame donde reside la tumba de Ricardo Corazón de León, el reloj astronómico Gros-Horloge, o el Palacio de Justicia. Rouen es una ciudad que ha logrado mantener esa esencia medieval francesa tan característica, y es uno de los grandes motivos por los cautiva a sus visitantes.


8. Caen.

Caen, punto importante en la Segunda Guerra Mundial, es otra de las ciudades que ver en Normandía. La liberación de la ciudad sobre las fuerzas de ocupación alemanas trajo consigo casi dos duros meses de combate que terminaron por destruir el 70% del trazado urbano. No más lejos de la realidad, Caen ha conseguido devolver todo su esplendor a su ciudad y ofrecernos verdaderas joyas medievales y renacentistas.

Además de visitar el memorial de la WWII, también puedes pasear por el Castillo medieval, la Abadía de los Hombres y la Abadía de las Mujeres, todo construido bajo el mandato de Guillermo I de Inglaterra. Piérdete por sus calles, degusta sus productos típicos… y si te preguntas qué son esas líneas azules trazadas en muchas de las calzadas de la ciudad, indica los canales que existieron en la ciudad y fueron tapados en el s.XVIII.


9. Le Havre.

Le Havre, destruida casi completamente durante la Segunda Guerra Mundial, ha sabido resurgir de sus cenizas para convertirse en otro de eso lugares imprescindibles que ver en Normandía, hasta el punto de ser declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Con casi 200.000 habitantes, se trata de una de las ciudades más importantes de Francia y su puerto supone ser el segundo más relevante del país.

En una visita a Le Havre no te puedes perder el impresionante Hôtel de Ville y la geométrica Iglesia de Saint-Joseph, que cuenta con una fantástica torre de corte octogonal y 110 metros de altura avistada desde casi cualquier punto de la ciudad. Otro de los lugares imprescindibles es Le Volcan, un singular edificio diseñado por Oscar Niemeyer como salón de congresos, y el Pont de Normandie, un colosal puente de más de 2 kilómetros de largo que fue impresionante recorrer en coche sobre la Reserva Natural del Estuario del Sena.


10. Fécamp.

Situada en un valle entre dos vertientes de acantilados destaca por su hermosa playa con piedras de alabastro y por su pasado histórico y artístico la ciudad de Fécamp, antigua capital de los duques de Normandía. Pasear por esta coqueta ciudad, respirar el olor a mar y pescado mientras la gélida brisa del mar te pega en la cara, es una de las mejores experiencias que vivimos en Normandía. Por un momento, nos dieron ganas de embarcarnos en un buque e ir a Terra Nova en busca de bacalao 😂.

Su Palacio Benedictino del s.XIX, su muelle flanqueado por casitas de colores, el Museo des Pêcheries que narra la hisotira local desde la perspectiva los pescadores, la iglesia abacial gótica de la Santísima Trinidad, los restos de lo que fue el Palacio Ducal, el Faro de Cabo Fagnet y los acantilados de más de 105 metros desde los que contemplar la localidad, vuelven a esta pequeña ciudad uno de los lugares imprescindibles que ver en Normandía.


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre 10 lugares imprescindibles que ver en Normandía te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por Francia. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram@nereabados

Sígueme