Qué ver en Milán en 1 día. 13 Lugares Imprescindibles.

Qué ver en Milán en 1 día. 13 Lugares Imprescindibles.

Milán es una de las ciudades más espectaculares de Italia. Simplemente poder contemplar su duomo en persona, ya hace que la visita a esta magnifica ciudad del norte de Italia merezca la pena. Pero, Milán es muchísimo más que su catedral. En este post te contamos 13 Lugares Imprescindibles que ver en Milán, para que explores todos los rincones de la ciudad y explotes tu estancia al máximo.

QUÉ VER EN MILÁN.  

1. Duomo de Milán.

Con 157 metros de longitud, 11.700 metros cuadrados y espacio para más de 40.000 personas, el Duomo de Milán es una de las catedrales católicas más grandes del mundo, situada en pleno corazón de la ciudad, es el lugar más importante y transitado de esta.

La construcción de la Catedral de Milán comenzó en el año 1386 bajo el mandado de Gian Galeazzo Visconti. El objetivo de esta titánica obra era renovar el área y celebrar la política de expansión territorial de los Visconti. La construcción de la catedral se llevó a cabo durante cinco siglos, en los que diferentes arquitectos, escultores y artistas aportaron su contribución profesional en la famosa “Fabbrica del Duomo” (Fabrica de la Catedral). El resultado de todo este trabajo fue una arquitectura única, que fusiona el estilo gótico internacional con la tradición lombarda.

En la parte superior de la catedral encontramos una terraza, la cual ofrece la posibilidad de pasear por las alturas disfrutando de unas preciosas vistas de la ciudad italiana, así como observar de cerca sus pináculos y esculturas.

Consejo. Si quieres acceder a la catedral, deberás llevar las rodillas y los hombros cubiertos para poder realizar la visita. 

que ver en Milán


2. Galería Vittorio Emanuele II. 

Uno de los lugares que ver en Milán si o si, es la galería Vittorio Emanuele, situada justo en frente del Duomo y al lado del Teatro alla Scala. Es también conocida como El Salón de Milán, y se trata de una galería comercial diseñada en el siglo XIX,  que resulta uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

El edificio, construido entre 1865 y 1877, está formado por dos arcadas perpendiculares cubiertas por una bóveda de vidrio y hierro. En el techo de la bóveda central de la galería hay un extraordinario mosaico que representa los continentes de Asia, África, Europa y América. En el octágono central de la galería se encuentra un mosaico que muestra el escudo familiar de los Savoia con un “famoso” toro. Según la tradición, tendrá buena suerte aquel que dé un giro completo por encima del toro, con el pie derecho y con los ojos cerrados.

Aquí albergan agradabales restaurantes con terraza, así como las tiendas más exclusivas de la ciudad. Sin embargo también podemos encontrar otros pequeños locales o algunos de los establecimientos más antiguos de Milán, como el Café Biffi, así como conocidas cadenas de comida rápida.

que ver en Milán


3. Teatro Alla Scala. 

En 1776 un incendio destruyó el antiguo Teatro Ducale, por lo que el archiduque Fernando de Austria ordenó la construcción de uno nuevo. El teatro fue construido en el lugar en el que se encontraba la Iglesia de Santa María alla Scala, que daría nombre al nuevo teatro de la ciudad. Durante la Segunda Guerra Mundial el teatro sufrió graves daños, por lo que tres años después debía ser reconstruido.

El Teatro della Scala ha sido el lugar de estreno de importantes óperas a lo largo de la historia, como Otello y Nabucco de Verdi, o Madame Butterfly de Giacomo Puccini. El teatro también dispone de un museo con una gran colección de pinturas, bustos, elementos y trajes relacionados con el mundo de la ópera.

No te aconsejamos hacer la visita al museo si tu estancia en Milán es de un día, ya que no dispondrás de tiempo suficiente para descubrir otros grandes atractivos de la ciudad.

que ver en Milán


4. Piazza Mercanti.

La Piazza Mercanti es una de las más preciadas de la ciudad Italiana, puesto que podemos encontrar algunos de los edificios medievales más conocidos de la ciudad. La Piazza está situada a escasa distancia del Duomo.

Estos son algunos de los edificios medievales más importantes.

  • Palazzo della Ragione: El imponente edificio de ladrillo rojizo del Palazzo della Ragione fue inaugurado en 1233 para albergar los tribunales de la justicia de la ciudad. En la parte inferior tenía lugar el mercado diario de la ciudad.
  • Palazzo dei Giureconsulti: En la parte exterior de la plaza, frente al Palazzo della Ragione, se encuentra el Palazzo dei Giureconsulti, sede de la Cámara de Comercio. El reloj de la torre fue el encargado de indicar el horario comercial de la ciudad durante muchos años.
  • Loggia degli Osii: El llamativo edificio de grandes arcadas abiertas que está decorado con estatuas y escudos de armas albergaba las oficinas de los jueces y notarios. Desde su balcón se anunciaban diferentes asuntos de carácter público, como las bodas, edictos o sentencias.
  • Palazzo delle Scuole Palatine: Durante el Medievo este precioso edificio se convirtió en la escuela superior más prestigiosa de Milán, a la que acudieron gran parte de los ciudadanos notables de la época.
  • Casa dei Panigarola: El hermoso edificio de estilo gótico que destaca por sus llamativos arcos apuntados era el lugar en el que se transcribían los decretos ducales, aunque en la actualidad alberga un restaurante.

que ver en Milán


5. Castillo Sforzesco.

Otro de los lugares que ver en Milán, es el Castillo Sforzesco, construido como fortaleza durante el siglo XIV y en la actualidad es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad Italiana.

Tras su función como fortaleza, posteriormente fue transformado en un espléndido palacio ducal que posteriormente quedó casi derruido durante la República Ambrosiana. La familia Sforza se esforzó por convertir el castillo en una de las cortes más magníficas de Italia, aunque posteriormente pasó a manos de los españoles y austriacos y recuperó su antigua función militar.

Además, el castillo alberga algunos de los mejores museos de la ciudad, como el museo de arte antiguo, la pinacoteca, el museo egipcio, el museo de prehistoria y protohistoria, museo de artes decorativas, museo de instrumentos musicales y el museo de instrumentos musicales. 

que ver en Milán


6. Parque Sempione. 

El Parque Sempione es un enorme espacio verde ubicado junto al Castillo Sforzesco, de hecho, el espacio verde más grande que ofrece la ciudad. El parque fue construido entre 1890 y 1893, fue diseñado al estilo de los jardines ingleses. Además de grandes zonas de césped repletas de vegetación, podréis disfrutar de un agradable lago artificial que funciona como hogar para centenares de patos. Además de ser un atractivo turístico, resulta un punto de reunión y de relajo para los milaneses de todas las edades.

En el parque podemos encontrar múltiples edificaciones como;

  • La Trienal: La Fundación Trienal promueve el desarrollo de las artes y la arquitectura italiana de vanguardia.
  • Acquario Civico: Construido para la Exposición Nacional de 1906, el acuario cuenta con 36 tanques en los que se pueden encontrar más de 100 especies diferentes.
  • Arena Civica: Inaugurado en 1806 con la presencia de Napoleón, la Arena Civica es un impresionante anfiteatro en el que en la actualidad se celebran pruebas de atletismo y algunos conciertos.
  • Arco della Pace: Aunque comenzó a construirse en 1807 para conmemorar las victorias de Napoleón, la construcción fue interrumpida y retomada en 1826 para celebrar la paz de 1815

que ver en Milán


7. Arco della Pace.

Al igual que en París o en Barcelona, Milán también tiene su propio arco del triunfo, y es uno de los mejores lugares que tienes que ver en Milán. Probablemente no sea tan popular como estos, a pesar de que fue impulsado por Napoleón a principios del s. XIX. Este se encuentra al inicio del parque Sempione, justo al otro extremo del Castillo Sforzesco, y fue construido para honrar y conmemorar las victorias de Napoleón, y al mismo tiempo, a modo de entrada a la ciudad. Sin embargo, debido a las interrupciones en sus obras, Napoleón jamás vio verlo terminar.

Llegados a este punto, es un buen lugar donde parar un rato después de la caminata por Milán, y contemplar todos sus detalles. Eso si, a nosotros nos hizo un calor increíble, así que deberéis alejaros un poco para poder buscar algún árbol, y contemplar el monumento desde más distancia.

que ver en Milán


8. Chinatown. 

Situado entre las calles Vía Paolo Sarpi, Vía Bramante y Vía Canonica, encontramos un pequeño barrio chino en el corazón de Milán. Se encuentra próximo al Arco della Pace, y ni mucho menos es tan grande como el de Nueva York, pero desde luego merece una visita.

Los primeros inmigrantes chinos llegaron a Milán en la década de los años 20 del siglo pasado. Sin embargo, no fue sino a finales de los 70 cuando se produjo la gran ola de inmigración debido a la apertura política del régimen chino de Den Xiaoping. Por tanto, deducimos que el barrio chino de Milán resulta mucho más joven que el de otras grandes ciudades alrededor del mundo.

No es un lugar muy visitado en la ciudad, sin embargo, nosotros quisimos dedicarle parte del tiempo de nuestra visita. Aquí encontramos todo tipo de comercio asiático, incluidos grandes supermercados con todo tipo de productos a los cuales no nos pudimos resistir. Sin lugar a dudas, para nosotros fue una manera diferente de descubrir la ciudad, huyendo por un rato de los lugares típicos repletos de turistas y estampas emblemáticas.

que ver en Milán


9. Cementerio Monumental.

El Cementerio Monumental fue construido en 1866 para unificar los pequeños e insalubres cementerios que se encontraban distribuidos por la ciudad.El cementerio es un auténtico museo al aire libre con obras realizadas desde el siglo XIX hasta la actualidad. Destaca por el gran número de tumbas de alto nivel artístico.

Con un terreno de más de 250.000 metros cuadrados, el cementerio contiene una amplia gama de esculturas italianas, templos griegos, obeliscos, e incluso una versión a pequeña escala de la Columna de Trajano. En la entrada principal se encuentra una especie de “salón de la fama” en el que se ubican las tumbas de algunos de los ciudadanos más importantes del país.

Entre las tumbas más llamativas se encuentran una especie de torre blanca en la que se encuentra esculpida la vida de Jesús, perteneciente a la familia Bernocchi, una curiosa pirámide perteneciente a la familia Bruni, y varias esculturas en representación de la Última Cena, de la familia Campari.

que ver en Milán


10. El Barrio de los Navigli. 

Otro de los lugares que ver en Milán, es el barrio de los Navigli, que sin ninguna duda representa lo que queda de un tiempo perdido. En un momento clave de expansión, en el cual se realiza un intento por convertir a Milán en una urbe accesible desde el mar, se pone en marcha un proyecto de canalización que tenía por objetivo llevar el agua hasta el centro de la metrópoli. Quedan construidos dos canales, que se conocen como Naviglio Grande y Naviglio Pavese. 

Estos naviglis eran la entrada a la ciudad de mercancías y pasajeros procedentes de otros puntos de Europa. Gracias a ellos, fue posible trasladar los mármoles necesarios para la construcción del Duomo de Milán, así como los rollos de papel utilizados en los periódicos más conocidos del país, entre otras cosas. La construcción de estos canales llevó 35 años y consistió en una excavación a lo largo de 90 kilómetros. Durante varios siglos, los canales fueron fundamentales para la comunicación de Milán con el exterior, sin embargo, este tipo de transporte fue reemplazado por trenes y tranvías.

En la actualidad no tienen nada más que una utilidad pictórica. Resulta atractivo para los turistas pasear entre sus canales, mientras se disfruta de música y gastronomía autóctona.

que ver en Milán


11. Iglesia de San Lorenzo Maggiore y las columnas de San Lorenzo.  

Fue edificada en el siglo IV, por lo que es la más antigua de Milán. Frente a la iglesia se encuentran diversos restos romanos del siglo III, concretamente, las columnas de San Lorenzo, dieciséis columnas que pertenecieron a la ciudad romana Mediolanum durante el siglo III.

En el interior, decorado con mármol y mosaicos,  destaca especialmente la Capilla de San Aquilino en la que se pueden ver mosaicos bizantinos pertenecientes al siglo IV. Desde la capilla se accede hasta una especie de cripta en la que se pueden ver algunos de los materiales originales con los que se construyó la iglesia, que fueron extraídos de un anfiteatro romano. En el exterior de la iglesia también se puede ver la copia de una estatua de Constantino, primer emperador romano que perteneció al cristianismo.

que ver en Milán


12. La última cena en Santa Maria delle Grazie.

La Iglesia de Santa María delle Grazie fue construida en 1463 por mandato del Duque Francisco Sforza como parte de un convento dominicano. Esta iglesia no destacaría sobre el resto  si no albergara la conocidísima pintura de La Última Cena de Da Vinci, por lo que es otro de los grandes imprescindibles que ver en Milán.

La Última Cena de Leonardo da Vinci, conocida también como Cenacolo Vinciano, fue creada entre 1495 e 1497. Siglos después, todavía podemos contemplarla en su primera ubicación, justo en la pared del comedor del antiguo convento de los dominicos de Santa Maria delle Grazie. Sin embargo, la obra ha sufrido diferentes desventuras a lo largo de los siglos, como ser utilizada dicha pared del convento para realizar prácticas de tiro por las tropas de Napoleón, así como sufrir bombardeos en la Segunda Guerra Mundial.

La Última Cena de Leonardo es una enorme pintura de 460 centímetros de altura y 880 de anchura, realizada con témpera y óleo sobre una preparación de yeso, en lugar de la técnica común del fresco. Se cuenta que el artista vagó por la ciudad en busca de caras que le inspirasen para realizar su obra tal y como hoy la conocemos.

Sin embargo, acceder a ver esta obra, no es tarea tan sencilla. Debes reservar una entrada con meses de antelación.Aquí puedes hacer la reserva de las entradas. 

que ver en Milán


13. Bosco Verticale.

Il Bosco Verticale fue inaugurado en octubre de 2014 en la zona de Porta Nuova Isola, convirtiéndose así en el primer ejemplo de bosque vertical. Este complejo consta de dos torres de 80 y 112 metros, en el cual albergan casi 800 árboles, 11.000 plantas y 5.000 arbustos.

Se trata de un edificio residencial que contribuye a la regeneración del medio ambiente y la biodiversidad urbana, con la intención de apoyar la reforestación y la naturalización de los grandes centros urbanos. Este llamativo y arriesgado proyecto dirigido por Hines Italia, es una propuesta necesaria y esperanzadora, además de bella. Una visita imprescindible y diferente que ver en Milán.

que ver en Milán


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre 13 lugares Imprescindibles que ver en Milán te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por la ciudad de la moda y el arte. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados

Sígueme