Qué ver en Suiza. 14 Lugares naturales más impresionantes.

suiza

¿Estás pensando en visitar Suiza en tus próximas vacaciones? ¿No sabes por donde empezar a organizar tu viaje? Aquí te dejamos los 14 lugares más espectaculares de Suiza, fuera de las grandes y no por ello menos bella ciudades suizas. Un viaje ideal para conectar con la naturaleza y disfrutar de paisajes únicos y alucinantes.

 

QUÉ VER EN SUIZA. 14 LUGARES NATURALES MÁS IMPRESIONANTES.

 

1. Goms Bridge, un puente infinito.

Nos dirigimos directos al pueblo de Fürgangen por la carretera de Goms y más concretamente a Hängebrücke Fürgangen Muhlebach, donde se encuentra el famoso puente colgante que une dicha localidad con la localidad de Ernen.

El puente colgante o el “Goms Bridge”, fue inaugurado en el verano de 2015, tiene 280m de largo, 1,40 de ancho y cruza el río Ródano a una altura de 92m. La frondosidad de ambas montañas unidas por dicho puente de madera, el río a nuestros pies y el rugido de la madera a nuestros pasos, hacen de este lugar algo verdaderamente espectacular.

suiza


2. Matterhorn, el rey de los Alpes.

El Matterhorn o Cervino, es uno de los lugares más bellos que ver en Suiza. También uno de los más icónicos, a los que ni siquiera la empresa Toblerone se pudo resistir y adoptó la forma de esta montaña como logo de sus chocolates. Esta popular montaña con forma de pirámide tiene una altura de 4478m, convirtiéndola así en la quinta cima más alta de los Alpes. Está localizada en la frontera entre Suiza e Italia, a sus pies, la pequeña ciudad y estación de esquí de Zermatt.

Se trata de una de las montañas de los alpes más complejas de escalar, debido a su escarpada orografía y sus bruscos cambios de clima. Desde la primera vez que se coronó la cima del Matterhorn en 1865, ha habido infinidad de casos de alpinistas fallecidos, rescatados, heridos y desparecidos. Esta fatal montaña y su evidente dificultad técnica, no parecen afectarle a Killian Jornet, que ascendió y descendió la montaña en un tiempo récord de 2 horas y 52 minutos.

suiza

Para los que no sois expertos alpinistas ni estáis cerca de ello, no os preocupéis. Existen varios trekkings y opciones en esta zona que te deja simplemente cautivado. Se puede ir caminando hasta diferentes miradores, o bien tomar el tren cremallera, que es de todo menos barato. Todos los senderos están perfectamente señalizados con direcciones, colores, tiempo restante hasta cada mirador… No hace falta ser un experto montañero para poder realizarlos, pero si tener una preparación física mínima y no tener problemas de movilidad.

Uno de los miradores más famosos es el de “Matterhorn glacier paradise”, una plataforma de observación situada a 3.883m. Nosotros sin embargo optamos por ir caminando desde Zermatt, pasando Riffelberg hasta llegar a Riffelsee, en una caminata de 04.30h.

Riffelsee es un pequeño lago famoso por el reflejo que se crea del Cervino, y especialmente bello al atardecer. Nosotros ahí lo estábamos esperando, pero tuvimos mala suerte y comprobamos esos rápidos cambios de clima, que acabaron por llenar la cima de nubes y dejarnos sin este momento. A pesar de ello, admitimos que ha sido uno de los trekkings más bonitos y espectaculares que hemos hecho jamás. El paisaje, el silencio y la conexión con esas montañas, fue simplemente abrumador.


3. Caumasee,  un club privado inigualable.

Caumasee es un increíble lago a escasos 8 minutos de Crestasee, situado en la localidad suiza de Flims y uno de los lugares más bonitos que ver en Suiza. El color turquesa de su agua, la inmensa vegetación a orillas de este y su isla repleta de pinos, hacen de este lugar algo todavía más increíble que lo que jamás pudiéramos haber imaginado. Además, este pequeño lago cuenta con duchas, vestuarios y servicios, cafetería, trampolines, barcas de alquiler… Sin lugar a dudas, el lugar perfecto donde darnos un baño mientras vemos el atardecer con el sonido de las cigarras de fondo.

suiza


4. Hotel Belvedere en Furka Pass, escenario de Wes Anderson.

A escasos 40 minutos, siguiendo la carretera, damos con Furka Pass. Se trata de un puerto de montaña famoso por sus pronunciadas curvas con giros de 180º en zig zag,  y su espectacular ubicación a pies del glaciar del Ródano, a más de 2.400m. Tras Furka Pass, le siguen Grimsel Pass y Susten Pass, los cuales hacen conformar la conocida ruta como “la ruta de los tres puertos”. Este es un lugar ideal para motoristas, turistas en automóvil, ciclistas… al igual que lo fue para el Aston Martin de James Bond en Goldfinger en 1964.

Sin lugar a dudas, uno de los grandes atractivos de este puerto de montaña es el Hotel Belvedere, que parece estar sacado de alguna película de Wes Anderson. Se trata de un hotel abandonado en la actualidad, pero que estuvo en activo durante décadas. Tal vez no sea uno de los lugares más emblematicos de Suiza, pero contemplar ese hotel perfectamente diseñado en un paraje tan espectacular, lo convierten en algo mágico.

suiza


5. Lauterbrunnen, el pueblo más famoso.

Lauterbrunnen es un pequeño y encantador pueblo del cantón de Berna, situada en el distrito administrativo de Interlaken-Oberhasli. A pies de imponentes montañas, con su icónica iglesia, su espectacular cascada y sus prados alpinos, hacen de esta localidad una de las más populares de Suiza. También, una de las más explotadas a nivel turístico.

Un “monumento” característico del pueblo es el Staubbachfall, una cascada que cae casi 300 metros a la profundidad desde una pared rocosa impresionante, convirtiéndola así en una de las cataratas de caída libre más grandes de Europa. Otro de los grandes atractivos del pueblo son sus rutas de senderismo, que conectan lugares tan impresionantes como Mürren, el pico Schilthorn o Saustal, entre otros.

suiza


6. Crestasee, un remanso de paz.

Crestasee es un lago de aguas turquesas rodeado de frondosos pinos a sus orillas situado en el cantón de Grisones. Son las 17:00h, por lo que el horario suizo nos permite estar tranquilos sin aglomeraciones de gente y poder disfrutar de este idílico lugar como se merece, ya que en verano se convierte en una piscina de agua natural donde ir a pasar el día. Tal vez, uno de sus mayores atractivos además de su ubicación, sean sus pasarelas de madera, que terminan por hacer de este lugar el escenario perfecto para escuchar de fondo una canción de Ben Howard.

suiza


7. Saxer Lucke, el mejor mirador.

Saxer Lücke es uno de los picos más bonitos de la zona del Appenzell, y tal vez, nos atreveríamos a decir que de todo lo visitado en Suiza hasta el momento. Este tiene una altura de 1649m y ofrece unas alucinantes vistas, desde las cuales podemos observar toda la cordillera con picos como el Hoher Kasten o Stauberen, así como el reciente visitado lago Fälensee que queda en el camino, y hacia el otro lado, una vista panorámica de Liechtenstein.

Un lugar increíble rodeado de vegetación, luces que generan colores sorprendentes, increíbles formaciones rocosas debidas a la erosión, y algo de nieve a pesar de ser pleno agosto. En esta cordillera, encontrarás varias diminutas zonas llanas donde poder comer contemplando el increíble paisaje.

suiza


8. Wildsee, las mejores vistas del Pizol.

Una vez llegados a Pizolhütte después de un espectacular paseo con las piernas colgando a lomos de las montañas, nos dedicamos a explorar la zona. Aquí se encuentra la famosa ruta de los cinco lagos, sin embargo, nuestro mayor interés es visitar Wildsee. A pesar de ello, no podemos resistirnos a visitar Wangsersee, justo al lado de la estación, con sus aguas verdosas y rodeado de vacas.

Después de 1h a pie entre decenas de montañas y caminos escarpados, llegamos a Wildsee. Se trata de un lago de agua turquesa rodeado por piedras y rocas de color grisáceo, carente de vegetación por la altura y ubicado en medio de lo que queda de un circo glaciar. Desde aquí obtenemos unas magníficas vistas de la cumbre del Pizol y del Graue Hörner. La paz y el silencio lo inundan todo, aunque siempre llegará algún montañero dispuesto a comprobar el eco en las montañas. El lugar es simplemente fascinante, la madre naturaleza es simplemente increíble.

suiza


9. Appenzell, el pueblo de Heidi.

Appenzell, a 780m, se encuentra situada en los Prealpes appenzellensesa los pies del macizo del Säntis, el monte más alto de toda la cadena montañosa. Con casi 7000 habitantes, es el centro político, económico y cultural del cantón más pequeño de Suiza. El casco urbano, declarado zona peatonal, invita a pasear por sus pintorescas calles. Appenzell se convierte en reclamo turístico debido a su patrimonio arquitectónico, ya que sus casas son pintadas con frescos exteriores y dispone de una curiosa parroquia.

Si visitas Appenzell por la tarde, como es nuestro caso, podréis ver a hombres en las tabernas reuniéndose a comentar la jornada, fumando su pipa curva (Lindauerli), o coreando alegremente el yódel. A pesar de ser un lugar remoto, el distrito está bien comunicado por ferrocarril y por carretera desde Gossau y San Galo. También resulta el punto perfecto para partir a múltiples excursiones desde sus decenas de senderos y recorridos posibles por la zona.

suiza


10. Sealpsee, el lago más fotogénico.

El lago de Seealpsee se encuentra enclavado en un valle del macizo de Alpstein en el cantón de Appenzell Innerhoden a una altura de 1143 m, siendo uno de los lugares más maravillos que ver en Suiza.El lago rodeado de vegetación reflejada en sus aguas, la vuelven a esta de color turquesa y verdosa a partes iguales. Llegar hasta aquí nos llevó 1h por un camino con bastante desnivel, pero que fue uno de los más sencillos de toda nuestra ruta por el país.

En el lago ncontrarás pequeñas casitas, así como alquiler de barcas y algún restaurante en un lugar rodeado de montañas digno de escenario de película. Compartir nuestra comida con pequeñas ovejas que pastaban a nuestro lado y con el sonido de los patos de fondo fue una experiencia magnífica.

suiza


11. Grindelwald, un pueblo de cuento.

Otro de los lugares que visitar en Suiza es Grindelwald, una estación de montaña bastante reputada en el país y fuera de este, y uno de sus motivos es su localización, a los pies del imponente Eiger. El pueblo está perfectamente a conectado a través de los ferrocarriles, que son exquisitamente puntuales a la par que caros. Los maravillosos panoramas que se pueden obtener en las cúspides montañosas, constutiyen uno de los objetivos de excursiones tanto en verano como en invierno.

Tal vez ese sea el motivo por el que nos resulta un sitio totalmente explotado y preparado para el turista. Encontramos numerosos hoteles, apartamentos, un complejo de golf, tiendas de deportes y souvenirs, decenas de restaurantes, piscinas cubiertas, discotecas… lo cual nos resultó excesivo. Esa sería la palabra. El lugar es pequeño para tanto ocio dirigido al foráneo, lo que en nuestra opinión, hace perder la magia y la esencia al pueblo.

Marchamos pronto ya que no era la idea de turismo que teníamos en mente. Siguiendo la carretera nacional en dirección a Interlaken, ya de vuelta, os recomendamos que paréis. También podréis llegar desde la plaza del pueblo a pie. Ese es el encanto de este pueblo, sus vistas al valle repleta de diminutas casitas de madera con el Eiger como telón de fondo. 

suiza


12. Fälensee, el lago más desconocida.

Fälensee es un lago entre montañas rocosas y ligera vegetación situado en el Cantón de Appenzell a 1442m de altura. El lugar parece el escenario perfecto para la portada de un disco Indie/Folk. La tranquilidad, la paz y el contacto con la naturaleza lo vuelven una experiencia completamente increíble. Desde aquí ya comienza a asomar el pico de Saxer Lücke. Por tanto, es un lugar ideal de descanso si estáis haciendo la subida al pico.

suiza


13. Castillo de Chillon, el medievo suizo.

El Castillo de Chillon, de origen medieval, se encuentra a orillas del lago Lemán, próximo a la ciudad de Montreux y Veytaux. Fue una importante edificación defensiva ya desde la Edad del Bronce, que después fue fortificada por los romanos. El castillo fue ocupado sucesivamente por la Casa de Saboya y más tarde por los berneses desde 1536 hasta 1798.

La zona más antigua del edificio es de estilo gótico, construido en el siglo XIII. Sus salas sirvieron de inspiración al poeta inglés Lord Byron, así como a Jean-Jacques Rousseau, Victor Hugo, Alejandro Dumas o Gustave Flaubert. Si no os interesa hacer la visita completa por el interior del castillo, podéis disfrutar de sus jardines y sus vistas de manera totalmente gratuita. 

suiza


14. Zermatt, una estación de esquí de lujo.

Zermatt es una pequeña localidad suiza del cantón del Valais, y mundialmente conocida por ser una de las estaciones de esquí más lujosas y exclusivas de Suiza junto con Sankt Moritz, Klosters y Gstaad. Está localizada a los pies del Cervino a 1620m, por lo que es un campamento base para excursionistas, montañeros y alpinistas, así como también para meros turistas. Se trata del último lugar natural imprescindible que visitar en Suiza.

Sus casitas de madera se fusionan con verdes montañas y ríos de agua gélida, creando la postal perfecta. Zermatt no es para todos los bolsillos, pero siempre se puede ir exclusivamente a pasar el día. De hecho, su transporte es una de las cosas más curiosas que encontramos. En Zermatt está prohibido el uso de automóviles o vehículos que usan combustibles, únicamente se permite el uso de coches eléctricos o de las ambulancias y servicios de seguridad ciudadana. Para llegar a Zermatt hay que hacerlo en tren desde la localidad de Täsch.

que ver en Suiza. Zermatt


✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre los 14 lugares naturales más impresionantes que ver en Suiza te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por el país. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados

Sígueme