Qué ver en Mérida. 6 Lugares Imprescindibles.

Qué ver en Mérida. 6 Lugares Imprescindibles.

Mérida es la capital de la comunidad autónoma de Extremadura. Situada al norte de la provincia de Badajoz, la ciudad es atravesada por los ríos Guadiana y Albarregas. El conjunto arqueológico de Mérida fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1993, debido a su gran riqueza y valor histórico y artístico. Por ello, os dejamos un post con los 6 lugares imprescindibles qué ver en Mérida.

Fue fundada como colonia romana en el año 25 a. C. por orden del emperador Octavio Augusto, para servir de retiro a los soldados veteranos de dos legiones romanas. La ciudad fue una de las más importantes de toda Hispania, dotada de todas las comodidades de una gran urbe romana, ejerciendo de capital de la provincia romana de Lusitania desde su fundación y de la Diócesis de Hispania durante el s. IV. 

Era las invasiones bárbaras, Mérida siguió siendo una muy importante ciudad hispánica del Reino Visigodo. Tras la caída de la localidad en manos musulmanas en el año 713, la convirtieron en capital de la Cora de Mérida. Tras varias revueltas y rebeliones contra las autoridades califales en el s. IX, la ciudad comenzó un lento declive. No fue hasta 1230 cuando Mérida fue reconquistada por tropas cristianas bajo el mandato de Alfonso IX de León. Ya con los reyes católicos Mérida inicia una recuperación política además de una contribución a la conquista y colonización americana. Con la reorganización territorial de España, realizada por Felipe V en 1720, la ciudad fue nombrada capital de la Intendencia de Mérida.

La invasión francesa supondrá para Mérida, una lamentable pérdida de parte de su patrimonio histórico y artístico, pero con el tiempo se recuperará de estas adversidades.  A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura. Durante el s.XX, Mérida se convierte en un nudo ferroviario, por lo que pasa a ser un núcleo industrial y de comercio en alza. Junto a esta preponderancia política e industrial, la ciudad ha despertado, y sigue despertando, un gran interés por parte de arqueólogos e instituciones nacionales, regionales y locales que se afanan en sacar a la luz la inmensa riqueza arqueológica que se continúa descubriendo en su subsuelo. 

 

QUÉ VER EN MÉRIDA

 

    1. Acueducto de los Milagros. 

El acueducto de los Milagros era una de las conducciones que, en época romana, suministraban agua a la  zona oeste de la ciudad de Emérita Augusta. El punto de captación de agua se situaba en el embalse de Proserpina, desde donde nacía una conducción que serpenteaba a lo largo de más de 10 kilómetros. 

Es en su mayor parte se trata de una galería subterránea excavada en roca viva, salvo en los pasos sobre algunos arroyos que se salvan con pequeñas arquerías en alzado. En la parte final de la conducción es donde se sitúa la arquería más famosa, justo cuando se salva el río Albarregas, para lo cual se tuvo que construir una serie de robustos pilares, que constituyen la parte más vistosa. Este último tramo de arquerías se alarga 830 metros, con una altura de 25 metros en la parte más profunda del valle del río. El acueducto finalizaba al entrar en la ciudad por el punto más alto del cerro del Calvario. 

Esta obra, que causó el asombro general en los pasados siglos, donde se consideró un milagro que los pilares se conservaran en gran medida aún en pie, tomando así el nombre con el que se conoce el acueducto.

  Qué ver en Mérida

     2. Anfiteatro de Mérida. 

El anfiteatro de Mérida es un antiguo recinto para espectáculos de luchas de gladiadores que fue construido por el Imperio romano en la colonia de Augusta Emerita, a finales del siglo I a. Tiene forma elíptica, con un eje principal de 126 m y uno menor de 102 m, mientras que la arena mide 64 m por 41 m. Las cáveas de su lado este se construyeron sobre el cerro de San Albín y cuenta con dieciséis puertas que se abren al exterior en la fachada, así como dos galerías que permitían el acceso al lugar. 

C.. Su construcción se planificó junto a la del adyacente y famoso teatro romano, con el que conformaba la gran área pública de espectáculos de la capital de la Lusitania. Fue abandonado hacia el siglo IV d. C. ligado a la oficialización del cristianismo, y hasta principios del siglo XX permaneció parcialmente enterrado. 

La construcción del anfiteatro se planificó junto con la del teatro y se levantó muy poco después.  Con esta obra se completaba el proyecto de dotar a la colonia Augusta Emerita, de una gran área pública para espectáculos, acorde con su categoría política y administrativa.

Qué ver en Mérida

    3. Plaza de España. 

Así fue declarada esta plaza en época de los Reyes Católicos, y hasta ahora, siempre ha sido un lugar de mercado y un punto para la recogida de agua. Además, sirvió como estrado para funciones teatrales, corridas de toros, marco de ajusticiamientos, mascaradas, juegos de cañas y procesiones.

De su aspecto actual destaca principalmente la presencia de una fuente neobarroca de mármol de finales del siglo XIX, así como los soportales que se conservan, fruto de varias reformas.

La plaza se encuentra rodeada por diferentes fachadas de gran importancia patrimonial e histórica como son: El Palacio de Los Mendoza, La Casa de Los Pacheco, El Círculo Emeritense, La Casa Consistorial, El Palacio de La China y en una esquina el Concatedral de Santa María. Sin lugar a dudas es una de las plazas más bonitas de la ciudad, llena de vitalidad y colorido, donde la caída del sol es algo realmente maravilloso. 

Qué ver en Mérida

  4. Arco de Trajano. 

Se trata de un arco monumental romano que recibe esta denominación debido a que en su momento se pensó que era un arco triunfal, pero nada tiene que ver con dicho emperador. Es un arco de medio punto realizado a base de granito, que tiene una altura de unos quince metros, y en su origen estaba recubierto con mármol. 

El propósito de su creación, aunque ha sido objeto de diversas interpretaciones, fue el de establecer un hito significativo en la trama urbana de la ciudad romana. Teniendo en cuenta su ubicación, el arco fue considerado como límite entre una de las dos vías más importantes de la ciudad y la entrada al primer recinto de esta. 

Qué ver en Mérida

  5. Templo de Diana. 

El denominado Templo de Diana es un templo romano construido en el siglo I d. C. en la ciudad. Este sigue la configuración habitual de los templos de la antigüedad clásica. Está situado en el foro central de la ciudad, próximo al cruce entre el cardo y el decumano. En realidad estaba dedicado al culto imperial, no a la diosa Diana, y debió ser uno de los templos principales de la urbe, a juzgar por su dedicación y su ubicación. Diversas inscripciones halladas llevan a pensar que el templo en realidad estuvo dedicado al culto imperial, y como tal en su interior se veneraba tanto la imagen del emperador como la del Senado divinizado, un culto extensible también a la diosa Roma. 

La construcción de este templo de planta rectangular se eleva sobre un podio alto revestido de sillares que remata con una cornisa moldurada a base de piedra de granito. Sobre este podio se eleva una columnata con capiteles de orden corintio de la que se conserva poco más de la mitad de las columnas,  pero suficientes para ofrecer una visión general de su volumen original. Sin embargo, no queda ningún resto de la cubierta original del edificio más arriba de este arquitrabe o de la cella, lo cual su reconstrucción se convierte en un imposible. A pesar de todo ello, es el único edificio religioso romano que ha perdurado en Mérida en un aceptable estado de conservación. 

Qué ver en Mérida

    6. Teatro Romano. 

El teatro romano de Mérida es un teatro histórico levantado por la Antigua Roma. Su creación fue promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa, según una fecha inscrita en el propio teatro, inaugurado hacia los años 16-15 a. C. 

La traza y orientación del edificio siguen fielmente las reglas del tratado de architectura de Marco Vitruvio. Este responde a un modelo típicamente romano. El lugar elegido responde a razones topográficas, pues las gradas aprovechan la pendiente natural del cerro de San Albín. De esta manera se economizó el esfuerzo y materiales constructivos. El recinto se concibió para acomodar a unos 6000 espectadores y se ubicó junto al anfiteatro lejos del centro de la urbe. Tenía como finalidad que la autoridad realizase una eficiente propaganda de ella misma y del modo de vida romano, tanto a través de la majestuosidad del edificio y su decoración como de los mensajes que desde su escenario se podían transmitir. 

Qué ver en Mérida

El teatro cuenta con la orchestra, una cávea dividida en tres sectores destinados a diferentes clases sociales, dos puertas de medio punto en forma de acceso,  el postcaenium, letrinas, un escenario de sesenta metros de ancho y siete de fondo, un peristilo, una serie de esculturas que relatan pasajes mitológicos ubicadas en los intercolumnios, así como una estructura con varias columnas de orden corintio que servía como telón de fondo.

El teatro ha sufrido varias remodelaciones, como cuando se levantó el frente escénico actual. Este fue abandonado en el siglo IV d. C. tras la oficialización en el Imperio romano de la religión cristiana, que consideraba inmorales las representaciones teatrales. Demolido parcialmente y cubierto de tierra, durante siglos la única parte visible del edificio fueron las gradas superiores. Las excavaciones arqueológicas en el teatro comenzaron en 1910 y su reconstrucción parcial en 1962. 

 

✈️Ahorra en tu próximo viaje

Esperamos que este artículo sobre los 6 lugares imprescindibles que ver en Mérida te haya sido muy útil para organizar tu próximo viaje por Extremadura. Si tienes alguna recomendación o sugerencia, no dudes en contactar con nosotros para que podamos seguir mejorando nuestro contenido. ¡Buen viaje!

Si no te quieres perder mis últimos viajes, sígueme en Instagram: @nereabados