Los pueblos más bonitos de la Costa Azul.

Los pueblos más bonitos de la Costa Azul.

La Costa Azul, también conocida como Riviera Francesa, es una de los centros turísticos más importantes de Francia y Europa. A partir de la segunda mitad del s.XX, muchos pueblos y ciudades de esta zona francesa se convirtieron en el lugar predilecto de aristócratas y burgueses europeos. Y es que a su suave clima y su impresionante paraje no se pudo resistir ni el mismísimo Winston Churchill. A partir de entonces y gracias al prestigioso festival de Cannes, la Costa Azul ha sido lugar de veraneo para diferentes personalidades del mundo del arte, así como de la política o la clase alta. Aquí os dejamos una ruta por los pueblo más bonitos de la Costa Azul.

 

    1. Grasse.

Si algo hace reconocible a este pequeño pueblo, es que Grasse es la capital internacional de los perfumes. Está situada a 14 kms del mar mediterráneo, y a escasa distancia de Cannes y Niza. Grasse está situado en un colina dominada por vastos valles llenos de color debido a las rosas, jazmines y nardos que allí se cultivan.

El pueblo fue fundado en el s.VII, y es por esto que podemos encontrar tesoros de arquitectura medieval, genovesa y provenzal. Sus callejuelas laberínticas conducen a una hermosa catedral, soportales o plazas repletas de encanto. Dar un paseo y observar las diferentes tipos de edificaciones, entre casitas de colores y palacetes, con sus jardines y tiendas de productos típicos como los perfumes, es algo que no te puedes perder en una ruta por la Costa Azul.

 

 

    2. Niza.

Los orígenes de Niza se remontan como mínimo a la época romana. Tras pasar por las manos de los condes de Provenza y posteriormente a la casa de Saboya, en 1860 finalmente la ciudad fue cedida a Francia.

Niza es una la ciudades más importantes de Francia y la Costa azul, debido a su centro turístico, industrial y administrativo. Su fama como lugar de veraneo se lo debe al cine, ya que muchos actores de renombre elegían este idílico paraje para pasar sus vacaciones desde los años 50.

Aunque comenzó siendo un lugar turístico para la clase alta, en la actualidad se ha democratizado bastante. Su fama se la debe entre otras muchas cosas a su infinita costa, así como a su arquitectura palaciega y un casco antiguo repleto de callejas laberínticas llenas de color. Algunos de los puntos de más interés son el del icónico Hotel Negresco, el Fuerte Monte Alban, sus Ruinas Romanas, su Hôtel de Ville o la ópera, así como la Plaza Massena, los Jardines Albert I, la Basílica Notre-Dame o la Plaza de la Ilê de Beauté.

Unas de las vistas más espectaculares de la ciudad se obtienen subiendo a la colina del Castillo, que a pesar de que sólo quedan algunos fragmentos de sus murallas, este parque ofrece una vista espectacular de la ciudad al completo.

 

 

    3. Cannes.

Famoso por su festival de cine, Cannes es otro de los lugares que no te puedes perder en una visita a la Costa Azul. A pesar de tener una forma de vida muy humilde hasta la edad moderna, es en el s.XIX cuando el Lord Henry Brougham se instala en la ciudad francesa y da comienzo a una época de apogeo. La ciudad de Cannes se convirtió en una ciudad balneario llena de aristócratas buscando un buen clima, un paisaje idílico y una buena gastronomía.

En la actualidad sigue siendo un lugar de refugio veraniego para pintores, escritores, actores y todo tipo de personalidades. En la ciudad destacan su Hotel de Ville, así como Promenade de la Croisette, Palais des Festivals, el Castillo de la Tour de la Castre o la Iglesia de Notre-Dame de la Esperanza y la capilla de Santa Ana, Villa Ephrussi de Rothschild y Villa Domergue o el barrio de Cannes-la-Bocca. 

 

 

    4. Villafranche-sur-Mer.

Entre imponentes colinas y bañada por el mar mediterráneo, Villafrance-sur-mer es otro de los pueblos más bonitos de la Costa Azul. A pesar de no ser tan prestigioso como Niza o Cannes, ofrece una visita soberbia tanto desde sus colinas, como desde sus calles o desde el mar.

Debido a su privilegiada ubicación geográfica, esta villa marítima se convirtió en uno de los puertos más importantes de la zona, donde a día de hoy muchos cruceros lo utilizan como punto de escala. Ademas de su paraje, entre sus calles merece la pena dar un paseo por su puerto pesquero, así como por su ciudadela, Iglesia de Saint Michel, por la Rue Obscure o la Capilla Saint Pierre.

 

los pueblos más bonitos de la costa azul

 

    5. Menton.

Situada a 5 minutos de la frontera italiana, Menton es otro de los pueblos más bonitos que debéis conocer en la Costa Azul. Se trata de una idílica ciudad de postal bañada por las aguas del mediterráneo, conocida como la ciudad del limón y la ciudad jardín.

Además de su extraordinaria ubicación y sus playas de arena fina, la ciudad de Menton ofrece un patrimonio histórico excepcional. A lo largo de la ciudad podemos encontrar diferentes tesoros como palacetes de principios del s.XX como el Palacio Carnolès o Palacete u Hôtel d’Ahémar de Lantagnac, así como  el Monasterio de l’Annonciade, la Basílica de Saint-Michel, la villa Maria Serena, el jardín de Fontana Rosa, el Museo Jean Cocteau o el museo del Bastión. 

A pesar de no ser tan conocida como otras localidades, Menton es un lugar espléndido si queremos disfrutar de buenas playas, así como si queremos centrarnos en su importante patrimonio cultural o dar un paseo entre alguno de sus innumerables jardines.

 

los pueblos más bonitos de la costa azul

 

    6. Saint-Tropez.

El pequeño pueblo de Saint-Tropez, se popularizó a partir de los años 50 gracias al cine. A partir de entonces se convirtió en un diminuto y selecto paraíso mediterráneo frecuentado por las más altas clases. Se trata de un lugar idílico creado para sostener una industria mucho más grande que el propio pueblo en sí, y este es un patrón que vemos repetido en varios pueblos a lo largo de la Costa Azul.

Tal vez la falta de conexión ferroviaria directa ha podido frenar un crecimiento vertiginoso y más descontrolado de la zona. Aunque por otro lado, no ha podido parar el crecimiento de su prestigio, y por ello, de sus precios. En Saint-Tropez podemos encontrar los vehículos más caros, las tiendas de más alta gama, así como cientos de yates en un pequeño puerto que parece no dar más de si.

A pesar de esta sobre explotación de un pueblo tan bucólico, y especialmente en verano, Saint-Tropez tiene un encanto muy especial, y lo convierte en uno de los pueblos más bonitos de la Costa Azul. Sus callejas repletas de casitas de colores y ese interminable olor a sal, tienen gran parte de culpa.

Goza de playas magnificas como la de La Bouillabaisse, plage de les Graniers, les Canebiers o la Moutte. Merece la pena dar un paseo por el viejo barrio de la Ponche y ver la Torre del Portalet y la Torre Vieja. Tras el cementerio de los marineros encontramos la Ciudadela, y no podemos pasar por alto dar un precioso paseo por su puerto y su ciudad vieja, así como visitar su iglesia. 

 

los pueblos más bonitos de la costa azul

    7. Villeneuve- Loubet.

Villeneuve-Loubet es otro de los pueblos más bonitos de la Costa Azul, a pesar de no ser tan reputado ni popular como otros lugares de la zona. Pero es que poco tiene que envidiar. Situado a medio camino entre Mónaco y Cannes, Villeneuve-Loubet se encuentra entre amplias zonas boscosas y una larga costa de arena.

Este bucólico pueblo de estilo provenzal es una verdadera joya de la zona. Desde su encantador Hotel de Ville, el museo de la historia del arte local, hasta su espléndida zona marítima.

 

los pueblos más bonitos de la costa azul

 

    8. Saint- Raphael.

En sus orígenes fue un pueblecito pesquero situado a escasos 700km de París, pero a partir de la segunda mitad del s.XIX se conviritió en un destino turístico para la clase alta. Y es que Saint-Raphael lo tiene todo; un entorno de ensueño, una costa infinita de playas y calas, comercio, varios puertos y ese aire bucólico entre pequeñas casas de colores y grandes palacetes.

A pesar de no ser tan conocido como algunos de los pueblos de la Costa Azul, nosotros os recomendamos que no dejéis de visitarlo y disfrutéis de un paseo os transportará a la Francia donde veraneaban Brigitte Bardot o Jean-Luc Godard en los años 50.

los pueblos más bonitos de la costa azul

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba